web analytics

16
Dic

Relato gay Argentino – Pasándola bien en La Plata

Hace un tiempo subí el relato de mi desvirgue con un tipo. Ahora quería contar mi segundo relato, esta vez en la ciudad de La Plata.
Como vengo haciendo hasta ahora, buscando perfiles en redes sociales me apareció un guiño de un pibre de 28 años, morocho, pelo corto, parecía simpático. Empezamos a intercambiar y luego de que nos pasamos fotos hubo onda de poder concretar algo.
Ya en La Plata, acordamos que iba a su departamento entre las 11 y las 14, porque era el horario en que estaba solo. Me aparecí y los dos más o menos tímidos para empezar, charlamos algunas cosas, mientras ibamos agarrando confianza. El estaba vestido con ropa deportiva, onda basquet, se notaban sus piernas masculinas peludas y el cuerpo algo trabajado.
Fuimos para la habitación y apenas entramos se saco la remera y de un solo movimiento el short y el boxer. Una linda verga le apareció colgando. Yo un poco más tímido me empece a desvestir mientras él se acostó boca arriba. Ya desnudo me acerque a besarlo y estuvimos un buen rato así. Me calienta mucho la parte del franeleo y los besos. Empece a pajearlo mientas lo besaba y eso nos calentaba más. Enseguida con su mano en mi cabeza me fue llevando hacia abajo, asi que iba besando cada parte del cuerpo por donde pasaba, igual él tenía la intensión clara de que llegue a su verga.
Ya en su verga, el empece a besar los huevos peludos,las piernas y con la lengua acariciaba su tronco que se iba endureciendo. Me pareció más grande que las pocas vergas con la que estuve, era ancha. Empece a hacerle una linda mamada y el pibe me seguía presionando con la mano. Se ve que lo disfrutaba y por momento me hacía llegar hasta el fondo.
En un momento quise volver a besarlo en la boca y siguió presionando para que lo siga peteando. Así estuve un buen rato, mamada y paja…el jadeaba y me decía “seguí…”
Ya con la verga bien erecta, me pone boca abajo y comienza a besarme la espalda, llega y me empieza a acariciar con sus dedos grandes la cola. El pibe, se ve con experiencia, me comienza a preparar y me va levantando la cola hasta que con las manos abre paso a la lengua y me manda una chupada de orto de aquellas, por momento pensaba que me estaba metiendo algo y era solo su lengua. Ahi empece a gemir yo y él no paraba… Me daba lengua y besos profundos que me pusieron a full…
Agarro y se puso un forro y tiro todo el cuerpo encima mío. Era mas grande que yo, peludo, él sabía que ya estaba entregado. Al rato empezó a apoyarme la verga dura en el orto y quiso poder penetrarme pero al toque se dio cuenta que faltaba trabajo. Así que siguió un rato más, ahora además de la lengua, empezó a usar algunos dedos. Yo ya me retorcía de placer y no paraba de gemir.
Luego volvió a apoyarse en mí y ahora la verga se pudo dar un poco de paso. Igual apenas me empezó a meter la punta los gemidos eran de dolor, ante lo cual con una mano apretó mi cabeza a la almohada. Igual, fue entrando de a poco, pero cada vez que se metía un poco más yo me retorcía de dolor. Creo que fue la verga más ancha que me partió el orto hasta ahora.
En un momento se quedo quiero y yo me relaje un poco, sabía que tenía que esperar un rato, pero aún faltaba un poco de su trozo. Así que en dos golpes me la mando entera y ahí pude evitar pegar algún grito de dolor. Al toque me agarro la boca y me dijo que tenga cuidado que los vecinos escuchaban todo.
Así me tuvo un buen rato, ya entrando y saliendo suavemente. El orto me dolía mucho, ardía. Yo no podía parar de gemir y sentía el impacto adentro mío cada vez que me enterraba la verga. Nunca había sentido eso. No podía pensar en pajearme ni nada, porque estaba entregado al pibe que no paraba de partirme en dos.
En un momento le pedí que parara porque no aguantaba más, se rió y salió. Me puse boca arriba y el puso mis piernas en su pecho y me empezó a penetrar de nuevo. Yo pensé que iba a ser mejor, pero el ardor y dolor era peor, seguía suspirando y gritando cada vez que me enterraba la verga hasta el fondo. Una o dos veces volví a gritar fuerte, porque el dolor adentro era insoportable. Luego de un buen rato le dije que no podía más, que necesitaba parar. Ahí volvió a reirse y me dijo, tranquilo que ya acabo. Así que me mando un rato más de verga hasta que empezó a gemir y a acelerar las embestidas y en un momento sentí la verga endurecerse más y se relajo. Salió y se saco el forro y se acostó al lado mío.
Solo atine a decirle que creía que me había partido en dos, así que largo una carcajada. Le dije que no había tenido ni ánimo para pajearme con la verga adentro mío, así que empezó a acariciarme la verga hasta que se puso erecta. Se acerco y me hizo un rico pt. Al rato, le pedí que me besara y me empece a pajear hasta acabar… Explote por toda la cama…
Estuvimos un rato así, me vestí y me fui a seguir laburando… Si bien me gusto y la pase bien, ahí fui cuando empece a preguntar los tamaños de las vergas ante posible encuentros, cosa de ir preparado cuando el tamaño lo requiera… saludos!

1 Comentario Caliente a “Relato gay Argentino – Pasándola bien en La Plata”

  1. 1
    Versa comenta:

    Acá c lp , dejo skp dsmldz , mail dsmldz@hotmail.con
    Busco pasar un bien rato sin dramas. Versa 24 sin ligar

Deja un comentario muy caliente

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.