web analytics

Estas viendo todo lo que hay en GaysenArgentina.com de 'Relatos Gays'

04
Ene

Relato gay argentino: Caliente vuelta a Casa

Hola, me llamo Juan Ignacio. Tengo 22 años, soy de Corrientes, mido 1,75, tengo cuerpo trabajado de gym, soy versatil, varonil y les quiero contar dela vez que me garchó un remisero.
Todo empezó una noche de verano de finales de enero de este año (2016). Habia ido al cumpleaños de un amigo mio que es amigo desde la secundaria. Estabamos todos cenando en su casa y luego fuimos al boliche. Yo muchas ganas de ir no tenia porque no me gustan los boliches. Pero por mi amigo fui. Eramos 10 esa noche.
El boliche terminaba a las 5:30 pero esos de las 4:00 ya decido irme. Saludo a todos y me voy. Iba a la avenida para esperar un remis e irme a mi casa, prendo un cigarillo y a los dos segundos viene un remis. Estaba a punto de tirarlo pero el remisero también habia prendido uno y me dijo que fume adentro que no había drama.

El remisero estaba muy bueno. Era un tipo de unos 32 o 35 años, morocho, cuerpo musculoso y tatuado, rapado, linda barba. Me quedaba bobo de verlo. El estaba de short Nike y remera de River. El camino desde ese boliche a mi casa era muy largo y el remisero me empieza sacar charla. Justo hablábamos de cuanto cuestan los cigarrillos hoy en dia, de cuanto uno fuma por dia, etc.

En una de esas me dijo: “Vos dirás que estaré chiflado pero me gusta fumar mientras me hago una paja”. Me calenté con solo imaginarmelo haciendo eso. Se me paró. Yo le digo: “Uh, si. Lo mejor que hay es eso. A mi también”. Le dije eso para ver hasta donde llegaba la cosa. Me preguntó si miraba porno. Le dije que si. Pero no le dije que porno gay. Sino porno hetero onda Brazzers o Penthouse. Me dice: “Yo también. Altos videos tienen”. Noté que se le paró y se acomodó el bulto.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay: “Trío con amigos” Hola soy Ivan y este es mi tercer relato que comparto con ustedes. Esto paso hace un par de meses (2 o 3 meses por ahi), estábamos caminando al pedo c...
Relato gay: “MIS MUCHACHOS JUGADORES DE FUTB... HOLA COMO ESTAN, ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO EN ESTA PAGINA, Y LES VOY A CONTAR MI HISTORIA, TODO ESTO PASO EN UNA CANCHA DE FUTBOL DE BARRIO, CON C...
Relato gay: “En el bondi” Buenas,me llamo Daniel, soy de Pilar,Bs. As.,tengo 25 años,flaco, 1.70 y no creo que tenga tanta cara de putito , pero esto me paso el domingo a la ma...
Relato gay argento: Mi primo y su amigo Esto paso hace dos años, yo entonces tenía 18 recién cumplidos y mi primo tenía 24. Una semana en la que nuestros padres se fueron de vacaciones, y no...
27
Dic

Relato gay argentino – Matando el tiempo

Hola a todos, soy de Cba Argentina, tengo 25.
Mido 1,76 y peso 85 kilos. Soy gordo y me encanta mi panza.
En fin, esto que les voy a contar pasó hace un tiempo (aún me clavo altas pajas aclaro).

Estaba estudiando de madrugada y recibí un mensaje por badoo, era un perfil sin foto por lo que decidí no darle pelota. El pibe me empezó a mandar fotos y era un gringo ricaso de 19 años del sur que vivía con la hermana y estaba solo.
Me hice una pausa y empezamos a charlar, su nombre era S y estaba hermoso.
Decidimos juntarnos ya que vivíamos en nva a cuadras. Al llegar me esperaba abajo con un buzo gris canguro, un pantalón deportivo negro y crocs.
Era hermoso gringo, ojos verdes, sonrisa de esas que hacen un paréntesis.
Subimos al departamento y me pintó lo salvaje, lo chapé contra la pared y empecé a desnudarme. S no reaccionaba hasta que le dije “quiero que me cojas y me gusta que sea salvaje así que reaccioná”, el pendejo se quedó atónito y de repente sonrió de lado y me empujó a la cama. Me senté y le dije “desnudate como putita” (me gustan los chabones machos pero que sean putos en la cama, como yo).
El pibe se sacó el buzo y tenía un lomazo fuerte, se le veía el elástico del bóxer, se sacó el pantalón de espalda dejando un culto hermoso bajo ese bóxer gris.
Se dio vuelta con una mezcla entre vergüenza y calentura. Su cara me calentó y no hice más que arrodillarme y pedirle verga.
Se la chupé sobre el bóxer y poco a poco lo llevé contra la pared, una vez allí le agarré la mano, la puse en mi cabeza y lo miré diciendo “mostrame lo que quieras que te haga”.
El pendejo no entendía nada, acostumbrado al garche aburrido me agarró a mi.
Estuvimos así un rato hasta que me levantó de los pelos, me tiró, me escupió la cara y me dijo “quiero tu colita ” (ese momento fue gracioso porque onda colita es re poco sexi le dije jaja), el pendejo me tiró en la cama boca abajo se tiró encima mío y tirándome del pelo me dijo al oído “te voy a romper ese culo y vas a ser mi putita quieras o no”.
P-A-R-A-Q-U-É le puse el culo en punta y el pendejo empezó a chupar. De repente me dice “tirate al piso ” me tiro boca arriba y se sienta en mi cara. Amo chupar culos, y éste era blanquito y durito encima.
Se lo chupé, mordí, nalgadas, todo.
El pendejo gemía con una fuerza que le dije “chabon acabo” se levantó y puso su mano que se llenó de leche, después se pajeo él y acabó en la mano también. Tenía la mano llena de leche y de repente me agarra la cara y me dice “tomalo “… estaba tragando y tenía la verga dura de nuevo y él también.
Me puse en cuatro y le pedí que me coja.
Su verga era divina, me gustan con la cabeza tipo hongo y rosaditas. Era de tamaño normal y tenía un olor riquísimo (vieron que las personas tienen un olor especial ).
El pibe se puso el forro mientras me miraba y me decía “te voy a romper ese culo putito “… onda yo dilate solo jaja.
Me la metió de un golpe mientras me tiraba del pelo y tapaba la boca, corríamos la cama de la pechada que me metía.
Me garchó en todas las posiciones (chabon acabé de nuevo sólo con escribir)
Me pegó unas nalgadas hermosas, yo lo mordí y arañé. Acabó en el forro y yo en su panza.
Estábamos hiper sudados y agitados. Después de un rato me ofreció una ducha mientras hablamos de su vida y etcétera.
Salimos de bañarnos y yo seguía tonto con su boca, el pendejo fue a la cocina y cuando volvió estaba contra la pared con una pierna sobre la silla y le dije “garchame ya”.
El pendejo no entendía nada, me miró y me dijo “te amo te juro jajaja”. Me la puso contra la pared y en la silla de todas posiciones, hasta que se paró me agarró de los pelos me arrodilló y me acabó en la boca sin avisarme, le acabé en el pié y se lo chupé.
Nos reímos y me cambié porque habían pasado dos horas y la hermana volvía en un rato.
Salimos, tomamos escaleras y lo agarré para chapar. Le metí la mano y toqué la verga hermosa, lo miré con su cara de excitación, pasé el pulgar por su cabeza y llevé el dedo con el precum a su boca, después chapamos y le dije “me voy”.
Con la verga dura pasamos el guardia y me fui a casa.
Llegué, en el celular tenía un video del pibe pajeándose, me masturbé, tragué mi leche y dormí.

Nos juntamos un par de veces más y siempre intensas y en lugares raros.
En fin si te gusta y querés que cuente más de mis experiencias, avísame.
Besos.

Relacionados:

Relato gay: “MIS MUCHACHOS JUGADORES DE FUTB... HOLA COMO ESTAN, ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO EN ESTA PAGINA, Y LES VOY A CONTAR MI HISTORIA, TODO ESTO PASO EN UNA CANCHA DE FUTBOL DE BARRIO, CON C...
Relato gay: UNO PARA TODOS..TODOS PARA UNO Voy a contarles un hecho real que me ha sucedido cuando rondaba los 28 años. Estaba de novio con una piba de 23,linda rubia con un cuerpo espectacular...
Relato gay argento: “El amigo de mi papaR... Les escribo esto que paso la semana pasada. Tengo 26 años y el amigo de mi papa 62. Hasta hace poco yo tenia novia, vivia con ella y al separarme me m...
Verdad o reto con mis amigos Soy Lautaro, vivo en bs.as. Zona sur. El relato que voy a contar es de hace unos meses, yo tengo 19 años, y mis dos amigos 20. Estábamos en la casa...
16
Dic

Relato gay Argentino – Pasándola bien en La Plata

Hace un tiempo subí el relato de mi desvirgue con un tipo. Ahora quería contar mi segundo relato, esta vez en la ciudad de La Plata.
Como vengo haciendo hasta ahora, buscando perfiles en redes sociales me apareció un guiño de un pibre de 28 años, morocho, pelo corto, parecía simpático. Empezamos a intercambiar y luego de que nos pasamos fotos hubo onda de poder concretar algo.
Ya en La Plata, acordamos que iba a su departamento entre las 11 y las 14, porque era el horario en que estaba solo. Me aparecí y los dos más o menos tímidos para empezar, charlamos algunas cosas, mientras ibamos agarrando confianza. El estaba vestido con ropa deportiva, onda basquet, se notaban sus piernas masculinas peludas y el cuerpo algo trabajado.
Fuimos para la habitación y apenas entramos se saco la remera y de un solo movimiento el short y el boxer. Una linda verga le apareció colgando. Yo un poco más tímido me empece a desvestir mientras él se acostó boca arriba. Ya desnudo me acerque a besarlo y estuvimos un buen rato así. Me calienta mucho la parte del franeleo y los besos. Empece a pajearlo mientas lo besaba y eso nos calentaba más. Enseguida con su mano en mi cabeza me fue llevando hacia abajo, asi que iba besando cada parte del cuerpo por donde pasaba, igual él tenía la intensión clara de que llegue a su verga.
Ya en su verga, el empece a besar los huevos peludos,las piernas y con la lengua acariciaba su tronco que se iba endureciendo. Me pareció más grande que las pocas vergas con la que estuve, era ancha. Empece a hacerle una linda mamada y el pibe me seguía presionando con la mano. Se ve que lo disfrutaba y por momento me hacía llegar hasta el fondo.
En un momento quise volver a besarlo en la boca y siguió presionando para que lo siga peteando. Así estuve un buen rato, mamada y paja…el jadeaba y me decía “seguí…”
Ya con la verga bien erecta, me pone boca abajo y comienza a besarme la espalda, llega y me empieza a acariciar con sus dedos grandes la cola. El pibe, se ve con experiencia, me comienza a preparar y me va levantando la cola hasta que con las manos abre paso a la lengua y me manda una chupada de orto de aquellas, por momento pensaba que me estaba metiendo algo y era solo su lengua. Ahi empece a gemir yo y él no paraba… Me daba lengua y besos profundos que me pusieron a full…
Agarro y se puso un forro y tiro todo el cuerpo encima mío. Era mas grande que yo, peludo, él sabía que ya estaba entregado. Al rato empezó a apoyarme la verga dura en el orto y quiso poder penetrarme pero al toque se dio cuenta que faltaba trabajo. Así que siguió un rato más, ahora además de la lengua, empezó a usar algunos dedos. Yo ya me retorcía de placer y no paraba de gemir.
Luego volvió a apoyarse en mí y ahora la verga se pudo dar un poco de paso. Igual apenas me empezó a meter la punta los gemidos eran de dolor, ante lo cual con una mano apretó mi cabeza a la almohada. Igual, fue entrando de a poco, pero cada vez que se metía un poco más yo me retorcía de dolor. Creo que fue la verga más ancha que me partió el orto hasta ahora.
En un momento se quedo quiero y yo me relaje un poco, sabía que tenía que esperar un rato, pero aún faltaba un poco de su trozo. Así que en dos golpes me la mando entera y ahí pude evitar pegar algún grito de dolor. Al toque me agarro la boca y me dijo que tenga cuidado que los vecinos escuchaban todo.
Así me tuvo un buen rato, ya entrando y saliendo suavemente. El orto me dolía mucho, ardía. Yo no podía parar de gemir y sentía el impacto adentro mío cada vez que me enterraba la verga. Nunca había sentido eso. No podía pensar en pajearme ni nada, porque estaba entregado al pibe que no paraba de partirme en dos.
En un momento le pedí que parara porque no aguantaba más, se rió y salió. Me puse boca arriba y el puso mis piernas en su pecho y me empezó a penetrar de nuevo. Yo pensé que iba a ser mejor, pero el ardor y dolor era peor, seguía suspirando y gritando cada vez que me enterraba la verga hasta el fondo. Una o dos veces volví a gritar fuerte, porque el dolor adentro era insoportable. Luego de un buen rato le dije que no podía más, que necesitaba parar. Ahí volvió a reirse y me dijo, tranquilo que ya acabo. Así que me mando un rato más de verga hasta que empezó a gemir y a acelerar las embestidas y en un momento sentí la verga endurecerse más y se relajo. Salió y se saco el forro y se acostó al lado mío.
Solo atine a decirle que creía que me había partido en dos, así que largo una carcajada. Le dije que no había tenido ni ánimo para pajearme con la verga adentro mío, así que empezó a acariciarme la verga hasta que se puso erecta. Se acerco y me hizo un rico pt. Al rato, le pedí que me besara y me empece a pajear hasta acabar… Explote por toda la cama…
Estuvimos un rato así, me vestí y me fui a seguir laburando… Si bien me gusto y la pase bien, ahí fui cuando empece a preguntar los tamaños de las vergas ante posible encuentros, cosa de ir preparado cuando el tamaño lo requiera… saludos!

14
Dic

Relato gay argentino – El primer maduro

Todo empezó en un chat gay. Empecé a hablar con un señor maduro, de unos 45 años. Resulta que vivía cerca y me daba mucho morbo. Empezamos a hablar seguido, y ya me decía cosas con lujuria, que quería verme para hacerme algunas cositas jajaj. Un día quedamos en vernos, el me pasaba a buscar por casa e íbamos a una plaza. Apenas entro al auto y lo veo y me quedo mudo; era divino, buen cuerpo, prolijo, buena altura, era todo. Lo salude en la comisura de los labios y ya se sentía una tensión sexual. Me miraba con ganas cuando me hablaba, se mordía y yo me estaba calentando. De repente me agarra de la cabeza y me dice “que pasa si te hago así?”, y me llevo a su pija. Yo le dije que no iba a ser la primera vez que la chupaba en un auto y el se río y me presento a su amiga; era divina, buen tamaño unos 18 x 5 y de cabeza rosada. Sin dudarlo se la empecé a chupar con muchas ganas. Hicimos un rato mas de viaje y me dijo de ir a su casa, obviamente le dije que si. Quería llegar ya, estaba demasiado caliente. Llegamos y apenas entramos me empezó a besar con ganas y a sacar la ropa. Yo no perdí el tiempo y enseguida fui derecho a su pija, se la volví a chupar mientras el me agarraba de la cabeza. (Parte 1)

Relacionados:

Relato gay: Experiencia en el colectivo ¿Que tal? Soy Pablo, tengo 25 años y soy bisexual activo, algo versátil. Les vengo a contar algo que me pasó hace dos semanas y que me dejó muy calien...
Relato gay: “Sexo con el taxista” Esto paso hace 3 años a la madrugada en cordoba yo tenia 20 años. Tenia que ir a buenos aires y siempre tuve la fantasía de hacerlo con un taxista, an...
Relato gay: UNO PARA TODOS..TODOS PARA UNO Voy a contarles un hecho real que me ha sucedido cuando rondaba los 28 años. Estaba de novio con una piba de 23,linda rubia con un cuerpo espectacular...
Relato gay argento: un hombre de campo Esto que les voy a contar me ocurrió a los 19 años en Santiago del Estero, en una visita a una tía de mi madre, en un paraje bastante lejano del puebl...
01
Nov

Relato Gay Argentino: El regalo de mi profe de gimnasia

Hola a todos, mi nombre es Sebastián, tengo 22 años, mido 1.70, de pelo castaño, soy musculoso, de piernas anchas, culón, cuerpo definido.
Esto que les voy a contar me pasó en mi último año de secundario.
Yo ya tenía 18 años en ese entonces, y para nadie en el colegio era noticia que fuese gay, no por ser afeminado, porque no lo soy, sino porque nunca vi la necesidad de mantenerlo en secreto y además no tenía problema de besarme con otros chicos en público. Desde que estuve en primer año formé parte del equipo de gimnasia artística/deportiva del colegio, mi profesor era un flaco de 30 años, alto de 1.80, morocho, también musculoso y con un culo que a más de uno le gustaría probar; siempre tuvimos buena relación, yo era como su “protegido” y me trataba como a un hermano menor, siempre que ibamos a torneos él me llevaba y traía en su auto, y me dejaba en el colegio. Yendo a la situación que le da origen a este relato:
Un jueves al mediodía teníamos un torneo municipal del que solo competían los chicos de mi categoría (17/18 años), entonces vamos en su auto y compito *salí primero cabe decir*, muchos colegios y clubes participaban, por lo que se hizo largo y volvimos tarde. En el viaje de vuelta surgió el tema del sexo, porque como hace poco había tenido mi viaje de egresados a Bariloche, me preguntó si había cogido con muchos, no me resultó raro ya que el era un confidente mío en cuanto a eso (aclaro que no era virgen para ese momento), a lo que respondí que había chapado con bastantes pero que sólo tuve sexo oral con 2, y que realmente me quedaron las ganas de haber hecho más. Siguió el viaje charlamos de eso y otras boludeces, en eso él me dice que por haber ganado me iba a hacer un regalo, ya que también era mi último torneo bajo el nombre del colegio, y yo accedí a que me lo diera, me dijo que más tarde me lo daría.
Llegamos al colegio a eso de las 4.30 de la tarde, cuando ya todos se habían ido, excepto algún que otro curso, nos bajamos a buscar nuestras cosas y en eso el me pide que lo acompañe al salón del gimnasio que se había olvidado algo. Fuimos al salón y cuando entro, él prende las luces y cierra la puerta con llave, yo no entendía que pasaba; entonces el dice: “Es hora de que te dé el regalo”, me agarró de la cintura y me partió la boca de un beso, yo no me resistí porque si bien era como un hermano siempre le había tenido ganas, mientras nos besabamos me levanta a koala y me sienta arriba de una mesa, se saca la remera y me la saca a mí, empieza a agacharse besando mi torso a la vez que me desabrocha el pantalón,me baja el pantalón por completo y después el boxer, me fregaba la verga con la mano y después con los labios (bien carnosos los tenía), se mete mi pija en su boca despacio y de a poco siento como se me va parando hasta llegarle a la garganta, nunca nadie me la había chupado de la forma que él lo estaba haciendo, me la chupo por un rato y después fue mi turno de hacerlo, cuando la saqué de su calzoncillo me impacte, la tenía más grande de lo que me esperaba, mediría unos 20cm y era bastante gruesa, no dudé un segundo y me la metí en la boca, se la chupaba mientras le manoseaba el culo, le lamía los huevos.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argentino: La UBA y sus beneficios R... Cuando estaba en el CBC de la UBA, me costó mucho pasar la materia "Análisis". Durante la secundaria tuve un profesor de matemáticas muy copado, yo lo...
Relato gay argentino: Una linda experiencia con es... Bueno, siempre estaba leyendo la paginas hasta que se me dio por escribir algo que me pasó hace poco, tengo 22 años, soy normal en todos los aspectos ...
Relato gay: Con el novio de mi mama…. y su h... Hola, soy Diego, del relato con el novio de mi mama Como ya les dije soy de necochea, soy rubio, ahora estoy bastante musculoso gracias al gym de O...
Relato gay argentino: una buena gangbang buenas, soy martin de cordoba, y les cuento mi primer relato en la pagina, tengo 25 años, mido 1 80, soy de contextura fisica delgada, algo marcado, g...
28
Oct

Relato gay argentino: Mi hermano mayor

Tenia en ese entonces 13 años, muy niño, decía mi padre cuando le pedía permiso para salir con mis amigos. lo que no sabia mi padre era que ya desde los 12 años y en mi propia casa mi hermano mayor me hacia el culo.
todo empezó, según recuerdo una noche que mi hermano mayor (16/17 años) llego a casa muy tarde; ambos dormíamos en la misma pieza en camitas separadas pero muy cercas una de otra.
Cuando el llegó yo me entre-desperté diría, pero no le di importancia y me di vueltas tratándome de volver a dormir. Una de las cosas que recuerdo es que yo ya me masturbaba, quizás casi no acababa pero la cosquillita me llegaba.
Al rato vuelvo a despertarme sintiendo que mi hermano se movía y esperando en silencio y muy quieto quería oír que pasaba comencé a darme cuenta que se estaba pajeando.
Empece a moverme disimuladamente para quedar frente a su cama viendo, gracias a la claridad que entraba por la ventana, como la sábana se sacudía, hasta que un pequeño gemido y un soplar corto y repetido me indicó que se estaba acabando. se levanto, fue al baño y se volvió a acostar. Yo no dormí es noche de la calentura; pero me calenté tanto que cuando pude y estuve solo me reventé el pito con una buena paja.
Los días siguientes y cada vez que veía a mi hermano algo me pasaba, nunca voy a saber si me calentaba o solo me llamaba la atención o lo que sea, pero algo de él me atraía y con el tiempo supe que era.
Indudablemente en la mente de un niño la morbosidad aún no se hacía presente, pero algo había en mi que me hacía esperarlo todas la noches despierto y sentir y gozar solamente escuchando sus líquidos mojando sus manos y sus pequeños gemidos finales, ni hablar verlo pasar con la pija en la mano al baño.
pasaron muchas noches en las que la pase bien gracias a él, pero a medida que pasaba el tiempo mi calentura iba creciendo junto a mi imaginación y a algunos hechos, como por ejemplo empezar a meterme cosas en la cola. Nunca voy a olvidar la punta de un boing de juguete que me habían regalado y que me metía a diario y cuando ya no lo sentía tanto, cuando la cola me pedía más grande, recuerdo que le ponía saliva y me sentaba en la punta de la gota de madera que tenían nuestras camas en sus respaldos, y hasta que no entraba toda no paraba.
Una de tantas noches, ya la llegada tarde no se la esperaba tanto, yo tenía cosas para meterme y gozar con el culo sin que nadie me pueda decir putito, era mi secreto.
Esa noche él llego y yo inmediatamente me desperté y no se si se dio cuentas pero siguió desnudándose normalmente, solo le podía ver su contorno gracias a la claridad de la noche. Ya en ese momento su verga colgando era mi atención, trataba de verla antes que se acostara, pero solo la vi un segundo…, lo que me alcanzo para calentarme o desarrollar la calentura que ya venía de atrás.
Espere, y como ya sabía, comenzó a pajearse suave, estaba sin la sabana encima, y yo podía ver como la mano cubría parte de la pija dejando cada tanto la cabeza al descubierto.
No aguante y empece a tocarme, suave, lento pero cada vez más caliente.
Para que mi hermano no me viera, me puse de frente a la pared dándole la espalda y seguí tocándome; indudablemente he gemido más de lo que debía hacerlo ya que de pronto sentí que mi hermano levantaba mi sábana y se metía en mi cama, yo dándole la espalda…, casi muero del susto.
Me quise dar vueltas pero fue más rápido que yo y reteniéndome así, me dijo que me quedara quieto y callado, que podían escuchar los viejos. Habría imaginado que yo iba a gritar, jaja nada más lejos, estaba en un sueño con su pija dura en la espalda…, aún.
Para que yo siguiera caliente, agarro mi pijita por encima mío y empezó a pajearme suave, a cada movimiento de adelante yo sacaba más cola para atrás.
Recuerdo claro sus dedos pasando saliva en mi agujerito virgen y el intento de meterme un dedo, que se contestaba con un
– no.
– quedate quietito que no te va a doler, me dijo y me apoyo, sin esperar a que entrara ningún dedo, directamente la cabeza de la pija.
Imagínense la medida de una pija de un ya hombre de 17 años, no menos de 17 cms y gorda.
No había manera que la metiera y encima cuando la apoyaba en el agujero, se resbalaba.
Indudablemente mi miedo, el momento no esperado y semejante pija me hacían cerrar el culito.
Se dio cuenta y me dijo que no hiciera nada que solo me quedara quieto, eso hice.
Senti que bajaba por todo mi cuerpo y con una mano me abría la cola para empezar a lamerla…nada, hasta el día de hoy, más hermoso y caliente. A los cinco minutos mi cola estaba abierta y suave, predispuesta a la penetración.
Nuevamente subió, se acomodó bien detrás, me apretó la pija para que yo sacara cola y empezó a querer meterla; la inexperiencia de ambos hacía que su pija se resbalara hacia
abajo, así que en mi primer culeada fui yo quien le tome a mi macho la pija y me la ubiqué donde yo sabía que entraría.
Del dolor inicial no me olvido hasta el día de hoy, la metía un centímetro y se quedaba quieto; la sacaba y la metía otro poco y así a lo largo de un buen rato me a metió entera para la alegría y goce de ambos.
Era un joven macho porque me hizo la cola con frenesí, sacándose la terrible calentura típica de la edad,
No tardo tanto en acabarse dentro mío, sentí como se hinchaba su cabeza y me inundo de leche de joven 17 años, hasta la garganta. Quedamos quietos un minuto, me ardía el aro del culo y mis miedos empezaban desaparecer pero el dolor no. Cuando se me salio la pija del culo pase mi mano para atrás para ver como me había quedado; y si, me había roto el culo…, que placer inicial, me entraban mis dedos en el culo cómodamente.
Me dio vueltas me hizo la paja y cuando estaba por acabarme, se metió mi pija en la boca y se trago…, lo que salió, casi nada pero eran mis primeros chorritos.
Esa noche dormimos como reyes, y fui la primera fiesta de tantas que ya les voy a contar.

Relacionados:

Relato gay argentino: Mi vecino el camionero. Hola. Lo q les voy a contar me paso cuando era pendejo, soy de un pueblo del sur de santa fe, tenia un vecino q era camionero un viejo de unos 55 años...
26
Oct

Relato gay argentino: Mi vecino el camionero.

Hola. Lo q les voy a contar me paso cuando era pendejo, soy de un pueblo del sur de santa fe, tenia un vecino q era camionero un viejo de unos 55 años, siempre cuando no viajaba se ponia a revisar el camion y yo me acercaba a charlar, y entre charla y charla me dice si no habia viajado nunca y le dije q no me gustaban los camiones, y me dice mañana salgo para el norte queres acompañarme, yo pendejo estaba al pedo le dije dale, le comente a mis viehos y me dicen anda con Raul asi conoces. Salimos temprano a la mañana y el viaje charlamos de todo, a la noche paramos en una parrilla a cenar y me dice te voy a contar algo q quede entre nosotros yo cuando salgo de viaje me encanta cojerme a los putos, yo lo miro y me rio, el me miro y me dijo a vos te gustan los hombre, yo me reia, terminamos y nos fuimos para el camion y cuando me sube me toca el culo y me dice q linda cola tenes, yo nunca habia estado con un tipo y este viejo me queria cojer, eso a mi me calentaba, te gusta le digo, se reia, subimos al camion y nos me timos en la cucheta, le baje los pantalones y le empeze a chupar la pija, linda verga, negra gorda, y el viejo me da vuelta y hacemos el 69, me chupaba el orto y me decia es virgen si le digo, es tuyo raul, estaba re caliente, me puso en cuatro y me la metia despacio, me re dolia, pero a la vez me gustaba, me cojio fuete, despues quede boca arriba y me la puso patita al hombro, acabe rapido, y el cuando estaba por acabar se saca el forro y me dice ahora se viene lo mejor tragate todo la leche y me la puso en la boca, se la tome toda. Fuimoshasta salta y volvimos, me cojio varias veces. Muy lind viaje. Espero le. Guste ek relato. Les dejo mi mail, para algun camionero q ande por el sur de santafe. y quiera pasar un lindo momento. Misterboim@ hotmail.com

Relacionados:

Relato gay argentino: Mi hermano mayor Tenia en ese entonces 13 años, muy niño, decía mi padre cuando le pedía permiso para salir con mis amigos. lo que no sabia mi padre era que ya desde l...
Le pagué a un Mendigo Una noche iba caminando por una calle oscura. Era tarde y había estado bebiendo en una fiesta por lo que estaba algo mareado y con el alcohol haciendo...
El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.