web analytics

Estas viendo todo lo que hay en GaysenArgentina.com de 'Relatos Gays'

23
Ene

Relato gay argentino: La UBA y sus beneficios – Mi ex-profe de Matematicas

Cuando estaba en el CBC de la UBA, me costó mucho pasar la materia “Análisis”. Durante la secundaria tuve un profesor de matemáticas muy copado, yo lo quería mucho y por lo que entiendo, siempre me tuvo como el “buena persona” de la clase y me explicaba con mucha paciencia. Una vez me retrasé en un examen y me esperó cinco minutos después de hora, me acuerdo que ese día hablamos de nuestra vida cotidiana mientras nos preparábamos para irnos del colegio, hasta nos tomamos un bondi juntos. Desde ahí nos hicimos lo más cercano a lo que alumno y profesor puede estar de ponele que “amigos”.

Así que le mande un mail al correo que usaba para el colegio para ver si me daba alguna clase particular para sacarme dudas porque en la UBA es un “salvese quien pueda”. Me respondió muy feliz, quedamos en vernos en un mcdonalds para ver en qué posición estaba yo y cómo seguiríamos. Se lo tomó muy e serio, yo solo quería un par de preguntas.

Cuando nos encontramos estaba de traje, como siempre, con la barbita rubia prolija, el pelo bien corto y fachero, y siempre perfumado como los dioses. Era invierno del 2016. Cuando abrió los brazos mientras caminaba hacia mí, sin querer le meti un brazo mío por debajo del saco del traje, y por alguna razón eso me puso nervioso. Me abrazó mucho. Nos preguntamos lo de siempre, qué tal la vida, un año y medio sin vernos, bla bla bla.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato Gay Argentino: El regalo de mi profe de gim... Hola a todos, mi nombre es Sebastián, tengo 22 años, mido 1.70, de pelo castaño, soy musculoso, de piernas anchas, culón, cuerpo definido. Esto que l...
Relato gay argentino: De nuevo con mi tío oso Si no leyeron mi relato "Con mi tío oso", se los recomiendo así conocen un poco más sobre mí. Hola de nuevo, acá de vuelta con otra hstoria con mi tío...
Relato gay argentino: Un lindo desvirgue Buenas, luego de mucha lectura de relatos me dieron ganas de compartir uno mío. Tengo 36 años, morocho, cuerpo normal y socialmente heterosexual, actu...
Relato gay argentino: Una linda experiencia con es... Bueno, siempre estaba leyendo la paginas hasta que se me dio por escribir algo que me pasó hace poco, tengo 22 años, soy normal en todos los aspectos ...
18
Ene

Relato gay argentino: De nuevo con mi tío oso

Si no leyeron mi relato “Con mi tío oso”, se los recomiendo así conocen un poco más sobre mí. Hola de nuevo, acá de vuelta con otra hstoria con mi tío Javier.

Esto empezó en navidad de 2016, durante la cena de vísperas en lo de mi abuela (en “Con mi tío oso” les aclaro y doy datos sobre mi tío y yo). Estabamos todos reunidos en un asado infaltable, cuando me levanto y agarro una bandeja vacía de la mesa. Mí tio, Javi, enseguida se levanta y vamos a buscar más carne a la parrilla.

Che, boludo, tengo pensado una escapada, así garchamos sin excusas boludas y probamos todo lo que queramos. Voy a ser tu puta las 24 horas. Qué decis?- Le pregunte en voz baja. Me dijo: AAJAJ, qué bueno que ya tenes 21. Yo no entendia nada…siguió: claro gil, ahora sos mayor de edad hasta en EEUU. Le pregunto sin entender: cómo tío? que carajo tiene que ver eso ahora, y apura que vinimos a buscar carne, no a charlar de la vida…alguien va a venir a ver sino.

Me dice: dale pendejo, arregla todo que corre por mi cuenta. Nos vamos a Nueva York. Y volvió a la mesa.

Esa semana hablamos mucho por wapp y quedamos en no coger hasta la 3er noche en el hotel allá en NY. Así que la pija me explotaba y necesitaba un buena macho peludo y rústico que me pudiera levantar y cogerme en el aire.

Le dije a mi vieja que me iba con mis dos amigos a EEUU con uno de esos centros religiosos que por bautizarte y tomar la comunión grupal e ir a un par de charlas te tramitaban el viaje por unos pocos cientos de dolares. El ” de enero de 2017 partimos a EEUU.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argentino: Mi cuñado resulto ser de los... Resulta que un fin de semana por la noche mi hermana menor (21 ella 28 yo) vino a quedarse con su novio Alejandro en mi casa para visitarme y salir. S...
Relato gay argentino: Aprendiendo a festejar el di... Estábamos todos borrachos y la noche estaba por terminar. Era el dia del amigo y con el grupo del trabajo salimos a festejar ya que como algunos eran ...
DE COPAS Y VACACIONES 2da parte Parte 1 Christian fue al secundario conmigo. Siempre fue atractivo. Pelo rubio, ojos celestes, altura de 1.75, delgado pero de buen cuerpo, realiz...
Relato gay argentino: Sorpresa con mi Hermano Agus... Hola a todos mis nombres es Gaspar tengo 18 años PD. Soy el hermano menor de tres varones, el mayor se llama Leandro y el que lo sigue Agustín, me des...
13
Ene

Relato gay argentino: “La Fiesta en la Quinta”

“Nunca olvidaré este fin de semana. Fue el mejor en mucho tiempo. Nunca nadie me hizo sentir tan especial y deseado” me dijo él.

Hola a todos. ¿Cómo andan?. Espero que bien. Nunca escribi alguna de mis experiencias acá porque la verdad que me da paja escribir tanto. Pero hoy haré una excepción.
Me llamo Guillermo, tengo 28 años, mido 1,88. Vivo en Corrientes- Capital. Tengo un cuerpo atlético de gym, espalda ancha. Mi cola es grande y dura. Me gusta cuidar mi imagen de pies a cabeza, tengo tatuajes. Soy activo y bien macho de barrio. Me gusta el fútbol, viajar y estar con amigos. Pasarla bien.
Esta experiencia ocurrió en la fiesta de que hizo mi sobrina en su quinta. Con un amigo de ella.

Mi sobrina Florencia iba a cumplir 21 años e invitó a unos cuántos amigos a pasar un finde XL en la quinta de su papá (mi hermano) que queda a unas 2 de la ciudad. . Era verano en enero 2016. Vino gente que ella conocia que es de Chaco y Formosa también.

Hacen una fiesta con pileta e invitan a mucha gente. Esa fiesta empezaba al mediodia y terminaba al dia siguiente. Ese viernes estaba en la quinta con mi mejor amigo Lucho. El es mi mejor amigo desde primaria y nunca nos separamos. Ambos somos amantes del gym, el fútbol (somos hincha de San Lorenzo), tenemos los mismos tatuajes, mismo gusto en ropa. Es mi otra mitad. Pero heterosexual. Nunca le importó que yo sea gay. Me aceptó y acepta tal cual soy.

En fin.. Estábamos a cargo de todo y sentados en unas reposeras en cuero, malla cortita, gorra, ojota y anteojos oscuros relojeando ortos. Bienmchos. Tomando unas birras y fumando puchos.
Todo iba tranqui hast que Lucho me dice:

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argento: Sexo con Dario el rubio Hola, soy Nicolas, soy el de "Pete en bariloche" se los dejo por si quieren leerlo. Como les dije en el anterior relato, despues de lo que paso con e...
Relato gay argentino: Mi hermano mayor Tenia en ese entonces 13 años, muy niño, decía mi padre cuando le pedía permiso para salir con mis amigos. lo que no sabia mi padre era que ya desde l...
Relato gay: Me vas a hacer acabar como… Miraba el sol matutino por aquella ventana que daba a la Avenida 18 de julio, en la habitación estaba Lucas preparando algunas cosas para salir a dar ...
Relato gay: Mi amigo en una red social Mi nombre es Tobias, tengo 19 años. Soy de Capital, mido 1.80 peso 73kg, cuerpo normal. Nunca fui de ir tanto al gym y siempre tuve una contextura nor...
10
Ene

Relato gay argentino: Linda culiada

Les cuento que soy de mendoza y por ahí me gusta pasear por páginas de encuentros.
En una de esas entradas a una pagina, un flaco sin foto alguna me envía un saludo, a lo que respondo igual. Siempre he llegado a la conclusión que nos gusta fantasear pero no concretar ningún encuentro. Pero en fin. Hablamos un rato, típicas preguntas, y llegó el momento de ver que hacíamos. ..le conté cerca de donde estaba y me respondes que no estamos muy lejos, yo le pregunto que hacemos, y el me dice juntarnos y vernos.
Excelente dije. No opuso resistencia al lugar elegido, y quedamos de acuerdo en una hora y como íbamos vestido.
Me demore un poco y salí al encuentro llegue y ya estaba, lo llame por el nombre respondio igual y hablamos un rato. Lo invite a mi dpto.
Cuando veniamos la charla se hizo amena me dio más confianza que al principio.
Cuando llegamos al dpto, le afreci sentarse y algo para tomar. Todo bien. Hasta que me dice: mira no tengo mucho tiempo, soy casado (31 años tiene – 1,75 cm unos 79 kg bien machito pelo bien corto buen culo y Buenas gambas cuerpo atletico) me gustaría hacer algo no se si a vos te va también, sino esta todo bien. Que decis? Yo le dije si dale. E inmediatamente se me avalanzo para un beso y franelearme.
Le saque la remera el hizo lo mismo conmigo, me empezó a chupar los pectorales, yo le acariciaba la cola, el me besaba el cuello. Le baje el pantalón el se lo termino de sacar y quedo en bóxer,  lindo cuerpo… y me bajo mi pantalón quedándose e frente de mi pija con su boca, que me la saco y se la trago. Mientras me decía lo rica que era. Le propuse ir a la cama, y ya ahí nos pusimos bien en bolas y nos empezamos a chupar la pija entre ambos, un buen 69, yo me tente y le chupe un rato el rico culo medio como que no le gusto pero después lo empezó a disfrutar. Me colo uno de sus dedos en el culo mientras me decía que lo tenía muy rico, hasta que me dijo:” quiero ponerte en cuatro y ponertela” ok le dije pero tranki macho, tranquilo que  te va a gustar, me dijo. Sacamos un forro y despacio me la empezó a poner primero de costado, y hasta que se acomodo empezamos a jugar. De parado, sentado arriba, boca abajo, estuvimos unos diez minutos dale que va, le decía porquerías el respondía igual. Hasta que me dijo quiero acabar con tu pija adentro de mi orto. OK dije vamos, busque mi forro mientras me lo ponía me pidió que le chupara el orto y cuando lo deje bien mojado me acostó boca arriba y se sentó muy despacio le dolía mucho tuvimos que descansar y empezar de nuevo, fuimos de nuevo y me dice prepárate porque me siento de una, y se la comió toda. Me cabalga un rato mientras su pija que era un poco mas chica que la mía ( 17 cm aprox) me golpea la pancita y con sus manos se abría más el culo, en un momento me vuelvo loco y me empiezo a mover y el gemía más y empieza a acabar a chorros de leche y de solo verlo me fui atrás de el.
Quedamos quietos me salí,  nos higienizamos, vestimos tomó algo, y le dije que me encantó.  El me respondió con un beso y quedamos en juntarnos de nuevo. Si te interesa acá estoy, nos conocemos y vemos. Abrazo

Relacionados:

Relato gay argento: “PROBANDO LO PASIVO 2... VER PARTE 1 En este nuevo relato voy a contarles como continué con mis deseos de seguir probando la parte pasiva: Después de unos años de aquel...
Relato gay: Debutando como NenePAS a lo grande! Hola, me presento: Me llamo Adrián, soy BiSex (PAS), tengo 21 actualmente, voy a contarles mi primera vez como nene pasivo. Cuando era muy pendex,...
Relato gay: “ME REVENTÓ EL ANO III” VER APRTE II Una nueva noche... Los dos esperábamos acción de nuevo. Llegué a su casa y enseguida fuimos a su pieza, en el camino me di cuenta que...
Relato gay argentino: Entre varones En búsqueda de lo que aquí se conoce como amigarche, volví a iniciar sesión en Manhunt. Eran las dos de la mañana. Mucha suerte no había tenido, la ma...
04
Ene

Relato gay argentino: Caliente vuelta a Casa

Hola, me llamo Juan Ignacio. Tengo 22 años, soy de Corrientes, mido 1,75, tengo cuerpo trabajado de gym, soy versatil, varonil y les quiero contar dela vez que me garchó un remisero.
Todo empezó una noche de verano de finales de enero de este año (2016). Habia ido al cumpleaños de un amigo mio que es amigo desde la secundaria. Estabamos todos cenando en su casa y luego fuimos al boliche. Yo muchas ganas de ir no tenia porque no me gustan los boliches. Pero por mi amigo fui. Eramos 10 esa noche.
El boliche terminaba a las 5:30 pero esos de las 4:00 ya decido irme. Saludo a todos y me voy. Iba a la avenida para esperar un remis e irme a mi casa, prendo un cigarillo y a los dos segundos viene un remis. Estaba a punto de tirarlo pero el remisero también habia prendido uno y me dijo que fume adentro que no había drama.

El remisero estaba muy bueno. Era un tipo de unos 32 o 35 años, morocho, cuerpo musculoso y tatuado, rapado, linda barba. Me quedaba bobo de verlo. El estaba de short Nike y remera de River. El camino desde ese boliche a mi casa era muy largo y el remisero me empieza sacar charla. Justo hablábamos de cuanto cuestan los cigarrillos hoy en dia, de cuanto uno fuma por dia, etc.

En una de esas me dijo: “Vos dirás que estaré chiflado pero me gusta fumar mientras me hago una paja”. Me calenté con solo imaginarmelo haciendo eso. Se me paró. Yo le digo: “Uh, si. Lo mejor que hay es eso. A mi también”. Le dije eso para ver hasta donde llegaba la cosa. Me preguntó si miraba porno. Le dije que si. Pero no le dije que porno gay. Sino porno hetero onda Brazzers o Penthouse. Me dice: “Yo también. Altos videos tienen”. Noté que se le paró y se acomodó el bulto.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Primera vez “El del vivero” Hola tengo 22 años y este es mi primer relato, donde voy a contar mi primera vez. Soy rubio, 1,75 mts, delgado, ojos verdes y linda cola. Esto ocurr...
Relato gay argentino: “Gozando en Mar del Pl... Hola, les cuento que soy uniformado y me gusta todo aunque con los hombres prefiero ser pasivo, soy casado. Un día me mandan en comisión a Mar del P...
Relato gay argentino: “Las teteras del Oeste... Los baños de las estaciones de tren, tienen su particular encanto. De chico, una vez fui a mear al baño de Plaza Miserere y mientras lo hacía cerca mi...
Relato gay argentino: Con mi compa de trabajo Siempre me sentí muy atraído por hombres mayores, voy a contarles lo que me ocurrió a los 23 con mi compañero de 42 (un "señor" de familia) Trabajo en...
27
Dic

Relato gay argentino – Matando el tiempo

Hola a todos, soy de Cba Argentina, tengo 25.
Mido 1,76 y peso 85 kilos. Soy gordo y me encanta mi panza.
En fin, esto que les voy a contar pasó hace un tiempo (aún me clavo altas pajas aclaro).

Estaba estudiando de madrugada y recibí un mensaje por badoo, era un perfil sin foto por lo que decidí no darle pelota. El pibe me empezó a mandar fotos y era un gringo ricaso de 19 años del sur que vivía con la hermana y estaba solo.
Me hice una pausa y empezamos a charlar, su nombre era S y estaba hermoso.
Decidimos juntarnos ya que vivíamos en nva a cuadras. Al llegar me esperaba abajo con un buzo gris canguro, un pantalón deportivo negro y crocs.
Era hermoso gringo, ojos verdes, sonrisa de esas que hacen un paréntesis.
Subimos al departamento y me pintó lo salvaje, lo chapé contra la pared y empecé a desnudarme. S no reaccionaba hasta que le dije “quiero que me cojas y me gusta que sea salvaje así que reaccioná”, el pendejo se quedó atónito y de repente sonrió de lado y me empujó a la cama. Me senté y le dije “desnudate como putita” (me gustan los chabones machos pero que sean putos en la cama, como yo).
El pibe se sacó el buzo y tenía un lomazo fuerte, se le veía el elástico del bóxer, se sacó el pantalón de espalda dejando un culto hermoso bajo ese bóxer gris.
Se dio vuelta con una mezcla entre vergüenza y calentura. Su cara me calentó y no hice más que arrodillarme y pedirle verga.
Se la chupé sobre el bóxer y poco a poco lo llevé contra la pared, una vez allí le agarré la mano, la puse en mi cabeza y lo miré diciendo “mostrame lo que quieras que te haga”.
El pendejo no entendía nada, acostumbrado al garche aburrido me agarró a mi.
Estuvimos así un rato hasta que me levantó de los pelos, me tiró, me escupió la cara y me dijo “quiero tu colita ” (ese momento fue gracioso porque onda colita es re poco sexi le dije jaja), el pendejo me tiró en la cama boca abajo se tiró encima mío y tirándome del pelo me dijo al oído “te voy a romper ese culo y vas a ser mi putita quieras o no”.
P-A-R-A-Q-U-É le puse el culo en punta y el pendejo empezó a chupar. De repente me dice “tirate al piso ” me tiro boca arriba y se sienta en mi cara. Amo chupar culos, y éste era blanquito y durito encima.
Se lo chupé, mordí, nalgadas, todo.
El pendejo gemía con una fuerza que le dije “chabon acabo” se levantó y puso su mano que se llenó de leche, después se pajeo él y acabó en la mano también. Tenía la mano llena de leche y de repente me agarra la cara y me dice “tomalo “… estaba tragando y tenía la verga dura de nuevo y él también.
Me puse en cuatro y le pedí que me coja.
Su verga era divina, me gustan con la cabeza tipo hongo y rosaditas. Era de tamaño normal y tenía un olor riquísimo (vieron que las personas tienen un olor especial ).
El pibe se puso el forro mientras me miraba y me decía “te voy a romper ese culo putito “… onda yo dilate solo jaja.
Me la metió de un golpe mientras me tiraba del pelo y tapaba la boca, corríamos la cama de la pechada que me metía.
Me garchó en todas las posiciones (chabon acabé de nuevo sólo con escribir)
Me pegó unas nalgadas hermosas, yo lo mordí y arañé. Acabó en el forro y yo en su panza.
Estábamos hiper sudados y agitados. Después de un rato me ofreció una ducha mientras hablamos de su vida y etcétera.
Salimos de bañarnos y yo seguía tonto con su boca, el pendejo fue a la cocina y cuando volvió estaba contra la pared con una pierna sobre la silla y le dije “garchame ya”.
El pendejo no entendía nada, me miró y me dijo “te amo te juro jajaja”. Me la puso contra la pared y en la silla de todas posiciones, hasta que se paró me agarró de los pelos me arrodilló y me acabó en la boca sin avisarme, le acabé en el pié y se lo chupé.
Nos reímos y me cambié porque habían pasado dos horas y la hermana volvía en un rato.
Salimos, tomamos escaleras y lo agarré para chapar. Le metí la mano y toqué la verga hermosa, lo miré con su cara de excitación, pasé el pulgar por su cabeza y llevé el dedo con el precum a su boca, después chapamos y le dije “me voy”.
Con la verga dura pasamos el guardia y me fui a casa.
Llegué, en el celular tenía un video del pibe pajeándose, me masturbé, tragué mi leche y dormí.

Nos juntamos un par de veces más y siempre intensas y en lugares raros.
En fin si te gusta y querés que cuente más de mis experiencias, avísame.
Besos.

Relacionados:

Relato gay argento: un hombre de campo Esto que les voy a contar me ocurrió a los 19 años en Santiago del Estero, en una visita a una tía de mi madre, en un paraje bastante lejano del puebl...
Ralato gay: “una buena propina” Hola soy Pablo, de necochea tengo 22 años. Hace dos años que vengo trabajando en el hotel de mi tio, generalmente haciendo el servicio a la habitació...
Relato gay argentino: De nuevo con mi tío oso Si no leyeron mi relato "Con mi tío oso", se los recomiendo así conocen un poco más sobre mí. Hola de nuevo, acá de vuelta con otra hstoria con mi tío...
Relato gay argentino: De cucharita Hola me llamo Juan, soy alto 1.80m tengo 19 años, pelo negro,ojos marrón oscuro,el cuerpo bastante marcado. Soy gay tapado y vivo en palermo. Esto pa...
16
Dic

Relato gay Argentino – Pasándola bien en La Plata

Hace un tiempo subí el relato de mi desvirgue con un tipo. Ahora quería contar mi segundo relato, esta vez en la ciudad de La Plata.
Como vengo haciendo hasta ahora, buscando perfiles en redes sociales me apareció un guiño de un pibre de 28 años, morocho, pelo corto, parecía simpático. Empezamos a intercambiar y luego de que nos pasamos fotos hubo onda de poder concretar algo.
Ya en La Plata, acordamos que iba a su departamento entre las 11 y las 14, porque era el horario en que estaba solo. Me aparecí y los dos más o menos tímidos para empezar, charlamos algunas cosas, mientras ibamos agarrando confianza. El estaba vestido con ropa deportiva, onda basquet, se notaban sus piernas masculinas peludas y el cuerpo algo trabajado.
Fuimos para la habitación y apenas entramos se saco la remera y de un solo movimiento el short y el boxer. Una linda verga le apareció colgando. Yo un poco más tímido me empece a desvestir mientras él se acostó boca arriba. Ya desnudo me acerque a besarlo y estuvimos un buen rato así. Me calienta mucho la parte del franeleo y los besos. Empece a pajearlo mientas lo besaba y eso nos calentaba más. Enseguida con su mano en mi cabeza me fue llevando hacia abajo, asi que iba besando cada parte del cuerpo por donde pasaba, igual él tenía la intensión clara de que llegue a su verga.
Ya en su verga, el empece a besar los huevos peludos,las piernas y con la lengua acariciaba su tronco que se iba endureciendo. Me pareció más grande que las pocas vergas con la que estuve, era ancha. Empece a hacerle una linda mamada y el pibe me seguía presionando con la mano. Se ve que lo disfrutaba y por momento me hacía llegar hasta el fondo.
En un momento quise volver a besarlo en la boca y siguió presionando para que lo siga peteando. Así estuve un buen rato, mamada y paja…el jadeaba y me decía “seguí…”
Ya con la verga bien erecta, me pone boca abajo y comienza a besarme la espalda, llega y me empieza a acariciar con sus dedos grandes la cola. El pibe, se ve con experiencia, me comienza a preparar y me va levantando la cola hasta que con las manos abre paso a la lengua y me manda una chupada de orto de aquellas, por momento pensaba que me estaba metiendo algo y era solo su lengua. Ahi empece a gemir yo y él no paraba… Me daba lengua y besos profundos que me pusieron a full…
Agarro y se puso un forro y tiro todo el cuerpo encima mío. Era mas grande que yo, peludo, él sabía que ya estaba entregado. Al rato empezó a apoyarme la verga dura en el orto y quiso poder penetrarme pero al toque se dio cuenta que faltaba trabajo. Así que siguió un rato más, ahora además de la lengua, empezó a usar algunos dedos. Yo ya me retorcía de placer y no paraba de gemir.
Luego volvió a apoyarse en mí y ahora la verga se pudo dar un poco de paso. Igual apenas me empezó a meter la punta los gemidos eran de dolor, ante lo cual con una mano apretó mi cabeza a la almohada. Igual, fue entrando de a poco, pero cada vez que se metía un poco más yo me retorcía de dolor. Creo que fue la verga más ancha que me partió el orto hasta ahora.
En un momento se quedo quiero y yo me relaje un poco, sabía que tenía que esperar un rato, pero aún faltaba un poco de su trozo. Así que en dos golpes me la mando entera y ahí pude evitar pegar algún grito de dolor. Al toque me agarro la boca y me dijo que tenga cuidado que los vecinos escuchaban todo.
Así me tuvo un buen rato, ya entrando y saliendo suavemente. El orto me dolía mucho, ardía. Yo no podía parar de gemir y sentía el impacto adentro mío cada vez que me enterraba la verga. Nunca había sentido eso. No podía pensar en pajearme ni nada, porque estaba entregado al pibe que no paraba de partirme en dos.
En un momento le pedí que parara porque no aguantaba más, se rió y salió. Me puse boca arriba y el puso mis piernas en su pecho y me empezó a penetrar de nuevo. Yo pensé que iba a ser mejor, pero el ardor y dolor era peor, seguía suspirando y gritando cada vez que me enterraba la verga hasta el fondo. Una o dos veces volví a gritar fuerte, porque el dolor adentro era insoportable. Luego de un buen rato le dije que no podía más, que necesitaba parar. Ahí volvió a reirse y me dijo, tranquilo que ya acabo. Así que me mando un rato más de verga hasta que empezó a gemir y a acelerar las embestidas y en un momento sentí la verga endurecerse más y se relajo. Salió y se saco el forro y se acostó al lado mío.
Solo atine a decirle que creía que me había partido en dos, así que largo una carcajada. Le dije que no había tenido ni ánimo para pajearme con la verga adentro mío, así que empezó a acariciarme la verga hasta que se puso erecta. Se acerco y me hizo un rico pt. Al rato, le pedí que me besara y me empece a pajear hasta acabar… Explote por toda la cama…
Estuvimos un rato así, me vestí y me fui a seguir laburando… Si bien me gusto y la pase bien, ahí fui cuando empece a preguntar los tamaños de las vergas ante posible encuentros, cosa de ir preparado cuando el tamaño lo requiera… saludos!

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.