web analytics
Manda tus videos y fotos amateur a: material@gaysenargentina.com
09
ene

“Busco pasivos con buena cola”

Emiliano con su cuarto aporte al sitio y comenta:“Nuevas fotos de mi pija! busco pasivos con buena cola! Emiliano” Tremendas fotos loco, esperamos tengas mas y vos decinos de donde sos para los pasivos que quieran sentir esa pija en la cola. Ahi tenes chicos, comenten, voten y envien su porno gay y trava argentino al mail material@gaysenargentina.com el primer sitio con porno gay trava 100% argentino y no fabadas !!!

Continuar viendo »

08
ene

Relato gay argento: “de como perdí pensando que era pasivo”

Esto sucedió hace mucho tiempo en La Plata, ciudad donde vivo. Siempre me creí activo y en ese rol tenía sexo muy a menudo. Una noche caminando por Avenida 7 buscando algo de acción, pasó dos veces un auto oscuro con un señor que aparentaba tener unos 40 años y ser muy serio. Aclaro que por entonces yo tenía sólo 22 años y el culo virgen. La segunda vez que pasó nos miramos de ese modo en que no quedan dudas y el tipo giró en 47 en dirección a 6 y detuvo el auto. Ya era tarde, yo andaba caliente y no me importaba que fuera un tipo grande (un “viejo”); me subí igual.
El hombre no sólo parecía serio, sino que realmente lo era; tipo “de pocas palabras”. Sin mucha charla previa me dijo que iríamos a su casa aprovechando que su mujer e hijos habían viajado. Yo asentí y allá fuimos. Cuando entramos no perdió tiempo; me condujo a su cuarto y, ya en él, me dijo que me quitara la ropa mientras él comenzaba a hacer lo mismo.
Confieso que la situación, en su conjunto, era al menos extraña. Como siempre creí que mi interés por los hombres desnudos era sólo por una cuestión de aprendizaje no dudé en observarlo mientras se desvestía. Hasta que se sacó los pantalones y el boxer. Mamma mía! qué pedazo de pija que tenía! Aún creyendo que esa noche la pondría, como siempre, pensé algo así como “qué desperdicio, semejante pija y trolo”. Admito que para entonces alguna vez había mamado una verga, pero no encontraba placer alguno en hacerlo; pero sí en tocarlas.
Ni bien estuvimos los dos desnudos me invitó a la cama y me acosté. Desde el vamos me dijo que le chupara la pija; se expresó muy correctamente pero de una forma y con una voz tan masculina, que parecía una orden más que un pedido. Yo, entre perplejo y dubitativo, no supe qué hacer, pero él se ocupó de quitarme la duda: me tomó de la cabeza y, sin más, me llevó la cara a su pija, mientras instintivamente yo abría la boca. Tenía una poronga de no menos de 24 o 25 cm por alrededor de 6 de diámetro. Apenas me entraba en la boca. En ese preciso instante descubrí no sólo que me gustaba el tipo, sino que me excitaba lo que me hacía hacer; más aún, al instante ya fantaseaba con algo más, pero nunca pude imaginar cómo era ese “algo más”. Se la chupé muy torpemente, primero por falta de experiencia, segundo por pudor y tercero porque la tenia tan grande que casi no me entraba en la boca. Pero parece que en el culo sí entraba. Porque a los pocos segundos me dijo “ponete boca abajo”. Lo hice. El hombre, tan varón, tan macho, tan serio, morocho, pelo corto, 1,80 o más, ni gordo ni flaco, fibroso, tan varonil y con tanta autoridad no violenta, me dieron vuelta la cabeza. Cuando estuve boca abajo y se hubo colocado el forro, me lubricó con saliva que previamente había escupido en su mano y sólo me dijo “si te duele avísame; no la voy a sacar, ni siquiera voy a parar, pero avísame”.
Salvo las sensaciones que se agolpaban en mi psiquis, todo lo demás hasta allí no me parecía tan desconocido. Estaba habituado a tocar mi pija, que no es tan grande pero es grande en relación a la media; había tocado otras y alguna vez había chupado una. Pero no tenía idea de qué se sentía al ser cogido. Apoyó la tremenda cabeza de esa no menos tremenda chota, ejerció algo de presión y la dejó ahí, como esperando que mi culo aún nuevito se fuera acostumbrando. Sentí el placer sexual más grande que había que había tenido hasta entonces.
Pero el macho siguió empujando y la cabeza se abrió paso. Fue todo una sola cosa: grito de dolor desgarrador, de placer infinito y desconocido y de renuncia a mí mismo para sentirme en el acto posesión de otro; estaba allí para satisfacerlo a él, para que gozara ese macho a costa mía y de mi colita que dejaba de serlo para pasar a ser un culo (y roto). Se detuvo en cuanto sentí que algo zafó, se rompió, hasta creo que hizo ruido; acababa de entrar toda esa cabeza, asesina pero maravillosamente excitante. ¿Te duele mucho?, preguntó. Respondí “si dolió mucho”, no quería decirle que me dolía como jamás imaginé que podía doler algo, no quería que parara, quería que siguiera y me transformara en puto, bien puto, para él. Poco a poco fue metiendo su enorme tronco hasta que estuvo todo adentro. No niego que dolía, pero la sensación era la de estar en las nubes, placer, lujuria, morbo, excitación atroz, sensación de sometimiento, de pertenecerle, de ser un objeto para él. En ese momento hubiera podido hacer de mí lo que quisiera (como después lo hizo, pero lo contaré en otra oportunidad).
Se detuvo un momento cuando estuvo toda adentro y luego, suavemente, pero de una forma que no cabía duda de su hombría, de quién era el macho ahí, empezó el bombeo, suave, lento al principio, que fue aumentando de velocidad y de intensidad a medida que los dos nos calentábamos hasta lo imposible. En el tramo final me cogía con fuerza, casi furiosamente, me preguntaba si me gustaba y me decía que ahora era puto, muy puto, que estaba aprendido a conocer un macho de verdad y que sería su puto para siempre, que haría todo lo que él me dijera, lo que me mandara. Yo sólo gritaba que si, que me cogiera, que me reventara el orto, que quería ser su puto, puta o lo que fuera, pero que lo deseaba como macho. Fue algo inigualable, un placer que no conocía ni imaginaba. De pronto aumentó la velocidad, la clavó hasta lo más profundo de mí, se detuvo, sentí que su verga aumentaba de tamaño y de dureza adentro mío y acabó chorros de leche, fueron no menos de cinco, uno más hermoso que el otro. No sabía cuánto placer daba la leche descargada en lo más profundo de mí. No me di cuenta que se había roto el forro y cuando lo advertí era tal mi calentura que no me importó para nada. Cuando ya no le quedaba más leche por largar, se desplomó sobre mí, me rozó el cuello con sus labios (lo más parecido a un beso que obtuve de él) y, una vez que pasó su erección se salió. Yo no acabé, no daba para hacerlo allí, quería quedarme con todas esas sensaciones en mí y gozar de la mejor paja de mi vida una vez regresado a casa. Y así fue. Luego lo volví a ver unas cuantas veces y cual de todas fue mejor; aprendí más cosas, supe lo que era un trío para un pasivo. Pero, como les dije antes, eso será tema de otro relato.-
Espero que les haya gustado.-
Carlos

Compartan sus experiencias gays y travas en la sección RELATOS GAYS

07
ene

“Mostrando mi colita”

Alb nos comparte su primer video y comenta:“Hola soy Alb y aqui tenes mi primer video al sitio mostrando mi colita, busco activos que me la quieran hacer…..” Ahi tenes chicos, una buena cola para que la rompas. Esperamos tengas mas Alb y vos nos digas de donde sos para los activos interesados en esa cola. Comenta, vota y envien sus videos y fotos gays argentos al mail material@gaysenargentina.com Y no volden compartir sus experiencias gays y travas en la sección RELATOS De la pagina !!!

06
ene

“Asi se me puso la pija”

Iniciamos la semana con unas buenos fotos porno locos, son de Franc y comenta:“Hola, hace rato que miro la página y recién hoy me animo a compartir unas fotos de como se puso mi pija mirando un par de los videos. Saludos y busco quien la calme un poco…Franc” Tremenda pija tenes, esperamos tengas mas fotos o un video donde te hagas la paja y vos lo compartas con toda la comunidad gay argentina. Ahi tenes chicos, comenta, vota, y si tenes fotos o videos gays o travas, los esperamos en el mail material@gaysenargentina.com El primer sitio gay de la Argentina !!!

Continuar viendo »

04
ene

“Continuación: mi esposa me rompio el orto”

Ver parte 1

Como comente en el relato anterior, mi señora me dice anda a la cama y preparate, eso hice, la espere en la cama boca abajo, tardo un rato ya que se lavo y fue hasta la cocina a buscar algo, llego y me dijo levanta el culo y no mires, siento que me pone algo frío en la puerta del orto y que enseguida se derrite, era manteca, luego siento un dedo que me penetra el culo, como estaba lubricado por la manteca entro sin mucho trabajo, lo movió un par de veces y me empezó a gustar, la verga ya se me estaba parando de nuevo, saca el dedo y mete dos, esto me dolió un poco, otra vez movimientos adentro afuera y el culo se acostumbro, metió un tercero que entro con un poco de esfuerzo pero casi sin dolor, entonces me dice “ponete en cuatro y abrite los cachetes del culo”, eso hago, siento que esta frotando con la manteca algo, me quiero dar vuelta pero me dice no mires, es sorpresa, empiezo a sentir algo mas grueso que sus dedos en el culo, empuja un poco y no entra, vuelve a empujar y ya el agujero cede un poco, saca, vuelve a meter, entra un poco mas, vuelve a sacar y me pasa manteca por el agujero del culo, siento otra vez la presión y que mi culo va cediendo, cuando quiero acordar tengo todo adentro y un dolor de la puta madre en el orto, cuando le digo sacala que me duele, me dice viste lo que se siente cuando te rompen el culo, eso senti la vez que me lo rompiste, aguanta que te va a gustar.
Espero unos minutos quieta con lo que me había mandado al orto, despues me mostró que era el cepillo para el pelo, el mango empezaba finito y el la mitad se ponía mas grueso que mi pija, cuando me acostumbre a tenerlo adentro lo empezó a mover cogiéndome, a todo esto la verga se me había puesto como piedra de dura, mientras que con una mano metía y sacaba el cepillo de mi culo con la otra me empezó a pajear, no se imaginan el gusto, estaba a punto de acabar cuando me dice, “dale metemela a mi en el orto, pero no te saques lo que tenes vos en el culo”, me paré como pude, ya que tener el cepillo en el orto molestaba, ella ya estaba arrodillada en el borde de la cama con el culo para afuera y abriendoselo, se la puse toda de una y le debo haber dado como mucho diez empujones y acabe como loco, sintiendo la presión que hacia el cepillo en la prostata ya que cada tirada de leche hacia que el cepillo se enterrara mas en mi culo, a partir de ese dia empezamos a practicar con cosas mas grandes, si les gusta cuento el resto….

Compartan sus experiencias gays y travas en la sección RELATOS GAYS de la pagina !!!

03
ene

“Mi cola para todos”

Para hoy tenemos un lindo video que nos comparte Travesticlau y comenta:“Hola soy trava y aqui tenes un video donde muestra mi cola para todos…espero me comentes para enviar mas…travesticlau” Que linda cola tenes, se ve que pide una buena pija. Esperamos sea el primero de muchos videos como este a la pagina. Ahi tenes chicos, una linda cola trava para vos, comenta, vota y envien sus videos gays y travas al mail material@gaysenargentina.com el primer sitio gay y tv 100% argentino y no fabadas !!!

02
ene

Relato gay argento: “TETERA EN MI CIUDAD”

Vivo en una ciudad del norte argentino en la que todavía hay prejuicios respecto de los gays, aún cuesta reconocer lugares de levante, pero por un amigo, supe que en los baños de la Terminal de Omnibus “pasan lindas cosas”.

Y allá fui, entré tipo cinco de la tarde, me paré delante de un mingitorio y empecé a mirar para todos lados, había bastante gente y de pronto veo un morocho, alto, de buen cuerpo que con la mano movía su pija con descaro.

Lo miré, miré la pija y la mía se puso al palo y también empecé a mostrarsela. Con un guiño, salimos del lugar y comenzamos a charlar. Lo cierto es que me propuso algo que me pareció super loco: ir a un cementerio que está cerca y que es bastante grande.

Acepté, porque ya estaba muy caliente y el vago me inspiraba cierta confianza Subimos a su moto y en menos de cinco minutos estabamos subiendo a la parte alta del cementerio.

La verdad es que no había nadie y desde allí se podía ver si venía alguien. Ahí nomás pelamos los dos, nos empezamos a pajear mutuamente y despues a chuparnos.

A él se le puso durísima y le creció una hermosa verga morena, me dijo que le gusta de todo así que le propuse que me penetrara, lo hizo con gran maestría, mientras yo lo calentaba diciéndole cosas chanchas: “te gusta cogerte un machito?”; “abrime bien la cola, haceme sentir esa pija bien adentro”; “dale, cogé, dominame” “culeame, hacé que esta cola putita no quiera otra verga que no sea la tuya”

Los dos estuvimos así un largo rato, gozando sin que nadie nos molestara y sin prestar atención al lugar, de pronto empezó a gemir y a moverse con más fuerza y rapidez hasta que acabó todo.

Cuando sacamos el forro pude ver con placer que era de acabada abundante. Ahí nomás se puso de rodillas y me empezó a chupar hasta hacerme terminar (no me faltaba mucho), se tomó toda mi lechita y se saboreaba como si fuera dulce.

La verdad, una cogida ocasional para destacar, tanto por el macho que me comí como por lo bizarro del lugar. La cola me quedó bien dilatada y satisfecha. jejeje.

LINDO RELATO, ESPERAMOS TENGAS MAS DE ESE SITIO Y VOS LOS COMPARTAS CON TODA LA COMUNIDAD GAY ARGENTINA. COMENTA, VOTA Y SI QUERES COMPARTIR TUS EXPERIENCIAS, ENTRA A LA SECCIÓN RELATOS GAYS DE LA PAGINA !!!

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.