web analytics

Estas viendo todo lo que hay en GaysenArgentina.com de 'Relatos Gays'

29
jun

Relato gay: una buena noche con mi amigo

Hola, me llamo Rodrigo, tengo 24 años, soy latino de piel morena, cabello negro, guapo (todos lo dicen jeje), mi polla mide 17cm y no es muy gorda, mi novio es blanquito, tiene 35 años, se llama Ignacio, es pelirrojo, y muy guapo, su polla es mas larga que la mía y muy gorda, además es mucho más alto que yo, en fin los dos somos muy buenos ejemplares y hemos hecho muchas cosas muy tiernas pero muy morbosas a la vez, desde la primera vez que cogimos senti que éramos totalmente compatibles para el sexo, el es 100% activo y yo soy 100% pasivo, y en alguna ocasión hemos hecho trios pero será una historia para otra ocasión.

Bien, hoy hace seis meses que vivimos juntos (más de dos años que llevamos saliendo) y evidentemente cogemos casi todos los días, y en muchos de estos días (sobretodo los fines de semana) más de una vez, nunca usamos preservativos entre nosotros pero si lubricante, salvo esa noche. Habíamos acabado de ver una película y nos fuimos a cama, nos arreglamos, él se puso su pijama y yo me quede desnudo (prefiero dormir asi) nos metimos a cama y el me abrazo de cuchara,y senti su enorme pija en mi culo, me beso el cuello y la oreja lo cual me re calentó, e hizo que mi pija se ponga durísima, me dijo: -me la queres chupar un ratito?- me di la vuelta, el se puso boca arriba, lo bese, le bese el cuello,cosa que lo excitaba,baje pasándole la lengua por todo el pecho,y al llegar al pantalon del pijama,le besaba la pija por arriba del pantalón, un rato despues se la saque y comencé a chuparle su hermosa pija, con sus lindos bellos púbicos pelirrojos, la metía toda hasta la garganta y la saboreaba, el gemía y me agarraba del pelo, así estuvimos un montón de tiempo, hasta que el se incorporó, me agarro de la cadera y me puso sobre él, comenzó a chuparme los huevos, que estaban gordos y llenos de leche por tanta excitación, se los metía a la boca y los lamía, mientras yo seguía masturbándolo que comenzaba a soltar precum,me hizo acomodar para que quedáramos haciendo un 69, entonces alzó la cara y se acomodo entre mis nalgas, las abrió y comenzó a chuparme mi culito, le encanta hacer esto, metió la lengua y se lo comía entero, yo gemía con su pija aún en mi boca, me agarro de la cadera y me incorporó….

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay: “MIS MUCHACHOS JUGADORES DE FUTB... HOLA COMO ESTAN, ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO EN ESTA PAGINA, Y LES VOY A CONTAR MI HISTORIA, TODO ESTO PASO EN UNA CANCHA DE FUTBOL DE BARRIO, CON C...
Relato gay argentino: “Yo, pasivo?” Hola a todos es mi primer relato. Ayer en la noche pasó algo que no pensé que podría pasar, en verdad me impresionó. Yo soy Sebas abiertamente gay ...
Relato gay: “Con el Oso” Al oso lo encontré en una página muy conocida, ese día estaba muy caliente, los pasivos estaban re histéricos o no tenían lugar. Yo vivo con mis viejo...
Relato gay: “dia de campo a full!” Hola, soy andres, vivo en rafalea y tengo 18 añosss! soy rubbio de buena contextura fisica y alto, 1.80.. el es flaco, alto, tiene 22 años y es hermoz...
23
jun

Relato gay: Como conseguí macho

Esto ocurrió hace como 5 años y me dio vuelta la cabeza, siempre me relacioné con pasivos, afeminados, con lencería, depilados me enloquecen, así fue que conocí a Eduardo, el tenia 45 años en ese entonces, 175 de altura, fisico deportivo, linda cola, nos citamos por primera vez para tomar un café, en cordoba y pueyrredon, charlamos bastante, se notó la buena onda entre los dos enseguida, hasta que me invitó a su casa y tomar una copa, el sexo estaba en el aire, no hacia falta que digamos nada, así llegamos a su departamento, me sirvió un whisky con hielo, y sentados en el sillón nos besamos, fue el comienzo, nos trasladamos a su dormitorio, nos desvestimos rápidamente, con urgencia la calentura nos llevaba, cuando lo vi desnudo me encanto todo depilado, blanco, con la piel mas suave que había tocado, su pija era algo mas grande que la mía, nos seguimos besando e hicimos un 69, el en mi pija, yo en la cola de el, me lo cogí mucho ese día, dos polvos nos echamos, fue muy bueno, nos empezamos a ver mas seguido, y la calentura en mi iba creciendo me gustaba todo de Eduardo a medida que nos íbamos conociendo empezamos a hacer mas cosas, el me acariciaba todo el cuerpo, me besaba las nalgas después de coger, yo también le correspondía, empecé masturbandolo, después le chupe la pija, era exquisita, de a poco los roles fueron cambiando, mas nos encamábamos, mas cosas ocurrían, me empezó a tocar la cola, después me la beso, hasta me llegó a dar unos besos profundos, hasta que una vez después de hacer el amor, estando en la ducha lo bañé, ese día fue muy sexual todo, lo enjaboné desde la cabeza hasta los pies, le acaricié todo el cuerpo, a el se le paro la pija enseguida, me dio vuelta, se agachó y me dio un beso negro profundo, la calentura me ganó y le pedí que me la pusiera ahí debajo de la ducha, lo hizo y me sentí muy lleno, me cogió despacio, y me acabo adentro, eso me calentó tanto que yo también acabe sin tocarme la pija, es la primera vez que me pasaba esto, a partir de ese día pase a ser el putito de el, la relación cambio, en realidad el sexo cambió para los dos, paso a ser mi macho en la cama, me recibía como una nena me trataba como una nena en la cama y a mi me gustaba, entiéndase mi aspecto no era precisamente el de una nena, estoy sin depilar, tengo cara varonil, y algo de pancita y hasta ahora siempre había hecho el rol de activo, había masturbado a algunos hasta había chupado pijas pero nunca me habían cogido
Eduardo me cogió de todas maneras, de costado, con las piernas en los hombros, en cuatro, yo le chupaba la pija, lo besaba en la boca, le acariciaba las piernas, hacíamos un 69 maravilloso, dos años duro, hasta que Eduardo se mudo a tucuman por razones laborales, viaje un par de veces, y el vino para capital, un par de veces, hasta que me llamo para decirme que estaba en pareja, me dolió bastante pero entendí que el tenia que hacer su vida, me dijo que el muchacho es una muy buena persona. Me queda en la memoria el último sábado que pasamos juntos, antes de que viajara, me esperó en su casa con un almuerzo y un conjunto de lencería negro, una malla al cuerpo calada, para mí, y así me senté a la mesa, al rato estaba en la falda de él, dándole de comer con mi boca, se le puso como un garrote, entonces se la chupe un poco y me senté sobre su pija, despacio sin moverse mucho, lo sentía palpitar en mi ano, lo miraba a los ojos y lo besaba, estuvimos un rato largo así, casi sin movernos hasta que me acabo, que hermosa sensación senti el latido de la pija dentro mio, el me chupo la pija y compartimos un beso de leche, el primero, luego nos fuimos a la cama, le bese hasta la sombra, el me puso boca abajo, primero me cogió dulcemente y después un poco mas fuerte, mientras me decía que yo siempre iba a ser su putito, es la primera vez que me sentía tan querido y tan puto y me encantaba, hasta ahora busco sentirme nuevamente igual nunca lo voy a olvidar, fue único…

Relacionados:

Relato gay: “MI HERMANO MAYOR ME LA PONER... Hola, me llamo Alex, soy de santa fe capital, tengo 18 años, mido 1.65m, soy flaco pero no musculoso. Mi hermano se llama Jeremias, tiene 21 años, m...
Relato gay: “sexo el el cine con desconocido... Hola, esto que les voy a contar es verdad en un 100x100: soy de la pcia de CORRIENTES y en el mes de febrero de este año tuve que viajar a BS AS x uno...
Relato gay: Primer boliche gay Hola, bueno éste es mi primer relato que escribo en el sitio, o incluso en el primer sitio de todos. La verdad es que ya he tenido varias relaciones c...
Relato gay: “MIS MUCHACHOS JUGADORES DE FUTB... HOLA COMO ESTAN, ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO EN ESTA PAGINA, Y LES VOY A CONTAR MI HISTORIA, TODO ESTO PASO EN UNA CANCHA DE FUTBOL DE BARRIO, CON C...
18
jun

Relato gay argentino: Shelter

Lo siguiente que voy a relatar es un suceso bastante reciente, pero a la vez es una especie de “continuación”. Los más atentos lograrán encontrar tal relación.
Como todo relato basado en hechos reales, tiene un gran porcentaje de realidad,pero me he tomado también la libertad de modificar algunos detalles, y ciertos eventos fueron acomodados de una manera cronológicamente más coherente. Pero los hechos ocurrieron en un 80% tal cual los describo.

Soy estudiante universitario, hace varios años ya que me fui de mi pequeña ciudad del interior donde me crié en mi infancia y adolescencia, y donde conocí mucha gente zarpada. Entre ellas cuento a lo que fue mi primer “novio”, por así decirlo.
Nunca me declaré homosexual, es más, tengo la apariencia de ser un hetero hecho y derecho, con mis 22 años, barba crecida, y físico moderadamente marcado, soy delgado, y también soy bastante alto, tengo mi metro ochenta y tantos, la voz grave y pocos rasgos que denoten mi condición sexual. De la cual, aclaro, no me avergüenzo para nada pero honestamente no se me nota.

Dije novio entre comillas porque realmente nunca fuimos novios, en realidad somos (o fuimos) muy amigos, y nuestra relación amorosa floreció bastante tarde, siendo ambos adultos. Vinimos los dos a estudiar en la misma universidad de la ciudad donde estoy ahora, y por un tiempo las cosas marcharon bastante bien, seguimos dándonos besos, cogiendo de vez en cuando,cocinando y viviendo juntos, mirando películas y desvelándonos de charla en charla hasta muy tarde, o muy temprano, depende desde donde se lo mire.
Es bastante jodido cuando uno tiene una relación tan sana, tan fuerte, y se comparten etapas de casi toda una vida juntos, y abrazos que tienden entre la fraternidad de un amigo del alma, y ese calor que irradia el pecho cuando amas a alguien casi más que a vos mismo. Creo que en eso último radica el problema.
En los últimos meses nos habíamos distanciado, quizás por estudios, o por la propia vida, y ya no nos dábamos tanta bola como antes. Comenzamos a vernos cada vez con menos frecuencia, a hablar en contadas ocasiones, y ni hablar de los abrazos, de jugar uno con la mano del otro, ni de dormir juntos. Abrazados.
Él había tomado la costumbre de regresar a nuestra ciudad reiteradas veces, debido a que tiene la plata para hacerlo, y
debido a que —aunque él no lo quiera aceptar— extrañaba mucho estar allá, con su familia, y con los amigos que aún viven en
ese lugar. Yo, por una cuestión más que económica, de tiempo y “maduración” por decirlo de alguna manera, ya no veía tan
necesario regresar constantemente.
Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

“Heterosexual & con Novia (video)”... Un día Lunes, en Flores, y tenía que ir al Plaza Oeste Shopping de Morón porque tenía mi primer entrevista de trabajo a las 15:00 hs. Paro el colectiv...
Relato gay argento: “Noche de pelis” Hola, me llamo Walter, soy de Coghlan, capital federal! Tengo 18 años, blanco, 1.70, delgado, ojos cafe y cabello negro. Y bueno, este es mi relato.. ...
Relato gay: “En el Sauna del GYM” Les cuento una experiencia 100 % real que tuve hace unas semanas en el gym, resulta que como casi todos los sábados al gym de mi barrio ( caballito ),...
Relato gay: “El amigo gordito y peludo de mi... Este relato es real , paso en diciembre del 2013, yo soy un gordito 20 años 1.90 unos 100 kg. el amigo de mi papa es un gordito peludito de 30 años 1....
15
jun

Relato gay: El mejor amigo de todos

Hola, soy Pedro, tengo 22 años y les voy a contar la historia con uno de mis mejores amigos, Mariano. Sí quieren sólo pajearse bajen hasta bien abajo y lean la parte de sexo. Es mi primer relato y espero no aburrirlos. Les cuento un poco de mi, soy blanco de pelo corto oscuro altura normal ojos color miel un cuerpo algo trabajado con barba y un poco velludo. Mariano era un pibe blanquito, rubio de rulitos con un físico de la puta madre y unos ojos marrones pero con una mirada que te derretia, en todo aspecto perfecto para mi.

Conocí a Mariano en el cumpleaños de una amiga, hace 6 años me cayó muy bien desde el principio y pegamos muy buena onda. Al siguiente año, el se cambia al mismo colegio que yo y por lo tanto empezamos a frecuentar más, poco a poco mariano se fue convirtiendo en mi mejor amigo, les juro que jamás lo habia visto como alguien que me podría gustar, no lo veía como un pibe. Mariano es un pibe frío, le cuesta bastante demostrar sus sentimientos, es un chico muy inteligente, que siempre quiere tener la razón, y por tal motivo siempre teníamos alguna pelea pelotuda. Con Mariano empezamos a hacer viajes, salir más seguido juntos, venía a mi casa a dormir siempre y cosas así. El acercamiento con el se fue haciendo cada vez más grande, yo no me daba cuenta pero cada vez lo miraba más, y al cabo de un tiempo me di cuenta que no era común mirar a un amigo así, esa mirada de cariño y respeto que tenia hace unos años se habían transformado en lujuria. Realmente me sentía una mierda, siempre tuve en claro que me gustaban los pibes, y siempre tuve amigos heteros, pero jamás me habia pasado lo que me pasaba con el. Pensé que era una calentura del momento que se me iba a pasar rápido pero no fue así, cada día aumentaba más mis ganas de tenerlo abrazado desnudo conmigo, de a poco esa sensación, esas ganas que tenia fue mutando, ya no era sólo una calentura, llegué al punto en donde todo en el me parecía perfecto, sus rulos rubios, sus labios finitos y rosas sus ojos marrones con una mirada Que te fulminaba , su cuerpo, esos abdominales y ese pecho con algo de pelo que me volvía loco, Esa espalda torneada de tanto gimnasio, en fin, no se sí era el pibe perfecto. Pero yo lo veía el pibe más lindo. Me gustaba desde el primer pelo de su cabeza hasta el dedo gordo de su pie, amaba verlo sin remera y en malla, me volvía loco y más cuando en la playa le tenia que pasar el protector en la espalda. Más de una vez tuve que ocultar una erección con una almohada en frente de el. Poco a poco me empecé a sentir atraído no sólo sexualmente, empecé a sentir cosas por el, no digo que enamorado, pero cosas lindas, siempre buscaba un pretexto para vernos. Siempre que nos quedábamos a dormir en mi casa dormíamos los dos en una sola cama, el consciente de mi condición sexual, nunca tuvo problema con eso, las últimas noches que se quedaba me aguantaba con todas mis fuerzas tocarlo o abrazarlo, era horrible pero aguantaba.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argentino: “Las teteras del Oeste... Los baños de las estaciones de tren, tienen su particular encanto. De chico, una vez fui a mear al baño de Plaza Miserere y mientras lo hacía cerca mi...
Relato gay: “El cuento del tio al taxista... Mi nombre es Andres, tengo 25 años y soy del sur de la Pcia de Bs.As. Mido 1.80, tengo ojos verdes, pelo castaño claro y cuerpo delgado definiéndose c...
Relato gay argento: “Me garcharon en la facu... Hola mi nombre es Gonzalo. Soy de Capital, del barrio de Palermo, y tengo 20 años. Estudio en la UBA y esto me pasó hace un mes en la facultad Todo e...
Sexo con mi compañero de intercambio, Alemán. Hola, bueno este es mi primer relato verídico que quiero contarles, es uno de los tantos que me han sucedido, decidí relatarles este ya que es uno de ...
10
jun

Relato gay argento: EL CHICO DEL FRIGORÍFICO

Hace 3 meses me mudé, el edificio donde estoy viviendo queda enfrente de una carnicería grande, una de las mas antiguas de la zona. Tengo 30 años, buen cuerpo, deportista, pelo castaño, profesional, 1.72. Piel blanco, sin creérmela tengo bastante levante, hombres y mujeres.
Un sábado a la tarde, salgo a recorrer el barrio para empezar a identificar los almacenes, supers, verdulerías, etc donde hacer mis compras. Pregunto a una vecina, donde hay una buena carnicería y me menciona la q está frente al edificio. Al día sig, voy, sacó nro, desp de 10 min de espera ya q había mas gente, realizo mi pedido, y me dan el ticket para pagar en caja. Voy hacía la caja y veo un flaco, pelo negro cortito, rasgos y mirada muy masculino, poquito mas alto q yo, buenos brazos. Tenía un pantalón blanco tipo ambo, y la remera de la carnicería, manga corta blanca. Se le notaba un tatoo en el brazo, ojos marrones, un espectáculo, muy bonito. Embobado de mirarlo, me dice: esto es tuyo? yo: Si, cuanto te debo? … pagué, me fui.
A la mañana sig, salgo al trabajo, y en la esq lo veo estacionar el coche y salir del coche, tenía el mismo pantalon de laburo, y al ser blanco tipo ambo, se le transparentaba con el sol y se notaba q llevaba puesto un boxer negro.. cosa q me puso loco. Esa misma tarde, vuelvo a comprar otras cosas, ya q ademas tenía fiambrería y algunos artículos de almacén. Lo veo sentado en la caja, escribiendo y mirando a celular. No había ningún cliente salvo yo, le doy el ticket, y en broma le digo: decile a tu novia q no te escriba y te deje laburar, jaja. Me mira y me dice: naaah q novia, los boludos de mis amigos.
yo: ah ok. Cierran al mediodía?
Él: No, seguimos de largo, pasa q aprovechamos y en ese horario hacemos stock y esas cosas. Sos nuevo en el barrio?
Yo: Si, hace unos días me mudé. Conociendo aún.
Él: y te mudaste solo o con alguien?
Yo. no, solo solo. no estoy en pareja. vos sos de x acá?
Él: Si de acá a 12 cuadras. El negocio es de mi flia, y me pusieron como encargado.
Yo: Uhh.. mucha responsabilidad. Y la vida personal queda relegada no?
Él: Si, bastante, mis viejos están muy grandes, mi hno se casó y se fue a vivir al interior, así q recae todo en mi. Pero no me quejo, tengo mi coche, mi depto, gano bien.
Yo: che y te da tiempo para amigos, novia? (quería sacarle info a ver si estaba en pareja)
Él: Novia no tengo, hace un tiempo, amigos si, pero entienden de todo esto, y no rompen los huevos.
los días pasaron, seguí yendo a comprar, nos saludamos, bla bla. Un sábado a la noche, con un amigo del barrio vamos a un bar de coctelería q queda a dos cuadras de mi casa. Estabamos tomando algo, y veo entrar con un amigo al chico de la carnicería, q se llama Agustín. No les había dicho. En eso cruzamos miradas, me saluda, y me quedo sorprendido al verlo con otra ropa q no es del laburo, remera negra ajustadita q le marcaba muy bien el cuerpo y los brazos y un jean medio bultero q le quedaba genial. La noche prosiguió. Se larga un tormenton, eran ya mas o menos 3.30 am, todo el mundo se empezó a ir xq llovía mucho. Mi amigo se fue rápido xq había dejado el coche a una cuadra, y tenía miedo del granizo. Como yo estaba a 2 cuadras, no me importó q se vaya. Me quedo cerca de la entrada para ver si paraba de caer agua. En eso, viene Agustín, medio entonado x el alcohol y me dice: Uhh se llueve todo, menos mal q deje el coche en una cochera. yo: ah q bien, fuiste previsor. Tu amigo? él: se fue hace un rato con una mina. Yo: q mal amigo! te dejó solo.. El: No pasa nada, q haga lo q quiera.
Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay: Primer boliche gay Hola, bueno éste es mi primer relato que escribo en el sitio, o incluso en el primer sitio de todos. La verdad es que ya he tenido varias relaciones c...
Relato gay: “levante equivocado” Hola soy PABLO de CORRIENTES...YA escribi antes y les ratifico...!!! mis relatos son 100% reales, nada inventado.. les anticipo q soy un tipo casado p...
Relato gay: “MIS MUCHACHOS JUGADORES DE FUTB... HOLA COMO ESTAN, ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO EN ESTA PAGINA, Y LES VOY A CONTAR MI HISTORIA, TODO ESTO PASO EN UNA CANCHA DE FUTBOL DE BARRIO, CON C...
Relato gay: “Trío con amigos” Hola soy Ivan y este es mi tercer relato que comparto con ustedes. Esto paso hace un par de meses (2 o 3 meses por ahi), estábamos caminando al pedo c...
05
jun

Cualquier momento es buen momento Pt 2

PARTE 1

La ultima vez que lo habia visto a mi tio fue en un bar. Recordamos cosas de mi niñez y de las antiguas reuniones familiares. Pero siempre terminaban en un contexto de reclamos.
Mi tio se había separado hacia muchos años y no de la mejor manera. Según tenia entendido, hizo algunas cosas raras con dinero que no era exclusivamente de El y termino yéndose del hogar.
Ese dia que nos encontramos, me conto que estaba viviendo en Avellaneda y nunca me especifico donde, pero si la localidad. Entonces yo interprete que vivía en un departamento. Pero el dia que fui a su cumpleaños 58, me di cuenta de otra realidad.

…(continuación de la pt1)…

Luego de que terminamos Hernan y yo de hacer algo rico en la escalera. Mi tio, llego al club. Pensé que había cenado con el presidente del mismo club pero lo cierto es que solo fue un par de cafes.

Hernan y yo nos moríamos de hambre, va, mas Hernan que yo jeje, yo algo había comido…
Mi tio, propuso pizza. Entonces, imagine que iríamos a un restaurant de la avenida Mitre, frente a la plaza por ejemplo. Pero no,la propuesta era comprarla y comer en el bufet del club. Entre charlas, cervezas, pizza y… miradas entre Hernan y yo. Hicimos el festejo del cumple. La pregunta del millon fue de mi tio cuando dijo:

Tio – Y chicos, que hicieron? Se aburrieron?

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argento: “Me garcharon en la facu... Hola mi nombre es Gonzalo. Soy de Capital, del barrio de Palermo, y tengo 20 años. Estudio en la UBA y esto me pasó hace un mes en la facultad Todo e...
Relato gay: El mejor amigo de todos Hola, soy Pedro, tengo 22 años y les voy a contar la historia con uno de mis mejores amigos, Mariano. Sí quieren sólo pajearse bajen hasta bien abajo ...
Sexo con mi compañero de intercambio, Alemán. Hola, bueno este es mi primer relato verídico que quiero contarles, es uno de los tantos que me han sucedido, decidí relatarles este ya que es uno de ...
Relato gay argentino: “Las teteras del Oeste... Los baños de las estaciones de tren, tienen su particular encanto. De chico, una vez fui a mear al baño de Plaza Miserere y mientras lo hacía cerca mi...
02
jun

Sexo con mi compañero de intercambio, Alemán.

Hola, bueno este es mi primer relato verídico que quiero contarles, es uno de los tantos que me han sucedido, decidí relatarles este ya que es uno de los últimos que me ha sucedido, espero que le juste y que disfruten…
Mi nombre es Marcos tengo 18 años, mido como un 1,85, soy de tés clara (no soy tan blanco pero tampoco tan morocho), tengo cabello castaño claro y ojos marrones claros, tengo físico marcado ya que hago mucho deporte y voy al gimnasio, tengo una buena cola, soy gay pasivo o activo según se de la situación, pero más pasivo que activo, como inicie se los contare en otra ocasión, bueno yo soy ese tipo de chico que no demuestra su justo sexual, me veo y hago cosas de hetero, he tenido novias muchas veces porque soy de un pueblo chico de Córdoba, donde todos se conocen, bueno por razones de estudio me he mudado a la capital de Córdoba, para concretar mi carrera, busque departamento pero no halle, así que me aloje en un edificio para estudiantes que está cerca de mi facultad, bueno me instale hay, es solo para varones porque a veces tienes que compartir la habitación con otros estudiantes, bueno a mi me toco una habitación para dos, pero como no había más chicos me tocaba estar solo en ella, no me importaba en absoluto porque tenía más espacio para mi, dejaba todo tirado, desacomodado o ocupaba la cama para dejar cosas, aparte me sentía más seguro que no se me iba a perder nada, porque yo solo tenía la llave, bueno las semanas fueron pasando y pasando yo ya avía visto chicos hermosos y súper atractivos en el edificio…Que se me hacia agua en la boca, pero no podía hacer nada porque casi no los conocía y más de un hola y que tal no pasaba, por las noches solo en ese mini departamentito que estaba yo, me ponía a ver alguna porno en la compu y me hacia algunas pajas para descargar mi excitación, una mañana me despierto sobresaltado porque me estaban golpeando la puerta, me levanto y abro era el encargado del edificio, habló con él, me dice que acomodara todo que iba a tener un compañero de cuarto, bueno por un lado me alegro tener compañía, pero por otro lado no tanto se acababan para mí la tranquilidad y ver y hacerme pajas por la noche, ahora estaría con alguien que no conocía y me espera algo peor.
Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay: “Dos policías venezolanos”... Leo no se sentía bien en Caracas; la empresa le había exigido residir ese año en el extranjero “como un sacrificio por nuestro futuro en Hispanoaméric...
Relato gay argentino: “El primo de mi vecino... Bueno amigos, me encanto esto de escribir mis historias, a pesar de que es mi elección ser un "tapado" y no me arrepiento hasta ahora, me gusta la ide...
Relato gay: “Me culiaron los de la oficina 1... Mi nombre es Oscar y tengo 31 años. Con mi metro ochenta y cinco de altura, mi pelo negro azabache y mi ojos azules oscuros soy muy vistoso y siempre ...
Relato gay argentino: “Las teteras del Oeste... Los baños de las estaciones de tren, tienen su particular encanto. De chico, una vez fui a mear al baño de Plaza Miserere y mientras lo hacía cerca mi...
El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.