web analytics

Estas viendo todo lo que hay en GaysenArgentina.com de 'Relatos Gays'

24
May

SE HIZO EL DIFICIL PERO AL FINAL ME ROMPIO EL CULO

Soy del interior de la provincia de Buenos Aires. Lo que voy a contar es algo que me ocurrió cuando tenía más o menos 30 años.
Esa noche pensaba acostarme temprano pero…llegó Mario. Me invito a acompañarlo a la casa que estaba cuidando. Por supuesto que con las experiencias anteriores no podía decirle que no. No solo había gozado muchas veces desde muy jóvenes de sus 20 cms. y bastante gruesa pija, sino que también me había hecho gozar con sus amigos. Algo que a él le encantaba y que yo disfrutaba al máximo. Fueron muchos los que me presentó, entre ellos al que tiene la verga más grande que conocí en mi pueblo, como de 28 cms. y terriblemente gruesa. El hermano decía que era como un brazo que de salía de la entrepierna. Fueron muchas noches de pasar juntos y largas noches de sexo salvaje. Y ahora estaba ahí invitándome a estar solos en una casa que estaba cuidando.
Fuimos caminando. Cuando llegamos me hizo pasar. Estaba la estufa a leña prendida porque era invierno. Comenzó un mate para matar un poco el frío. Charlamos de todo un poco hasta que fuimos llegando al tema sexual. Pícaramente me invitó a quitarnos un poco el frio. Por supuesto acepté. A eso había ido después de todo. Muy romántico trajo una colchoneta al lado de la estufa hogar y apagó la luz. Nos desnudamos a la luz del fuego escuchando el crepitar de las llamas.
Comenzamos a acariciarnos y besarnos. Yo llevé mi mano a su entrepierna para tocar esa hermosa herramienta con la que me había hecho gozar tantas veces. Ya estaba erguida. Me incliné y la besé. Se puso cada vez más dura. La metí dentro de mi boca con la intención de hacerle gozar como él lo hacía de otra manera conmigo. Como siempre lo hacía multiplicaba mi calentura diciéndome cosas como, “que lindo culo tenes, te lo voy a dejar lleno de leche, pero primero te lo voy a reventar a pijazos” “te voy a taladrar ese culo de puto que tenès” “no tendré la pija de 30 cms. pero te voy a hacer gozar como a una yegua” y cosas por el estilo.
Después de bastante tiempo de caricias, besos y mamadas, llegó el momento de la penetración, Me hizo poner boca abajo que es como más nos gustaba a ambos para iniciar la penetración, sobre todo cuando se trataba de una pija bastante grande como este caso. Es verdad que había sido penetrado por otras mucho más grandes, pero esta no era para nada pequeña. Lo hizo lento, como siempre, haciéndome gozar doblemente. Sabía muy bien cómo hacer para que me retorciera de placer. Sus labios recorriendo mi espalda, mi cuello, las orejas a la vez que su pene taladraba mis entrañas. Me daba pequeños mordisquitos que me hacían correr electricidad por todo el cuerpo.
Cuando estábamos cerca del clímax me dijo que tenía un amigo para presentarme, que me iba a gustar ‘porque era muy cargado como a mí me gustan. Le pregunté si más larga o más gruesa que la suya y me dijo ambas cosas. No podía creer porque la de él ya era grande. Quería verlo, pero primero terminamos nuestra tarea. Comenzó a acelerar el ritmo de la penetración y me llenó el recto con su leche y dejó que se achicara adentro. Cuando lo sacó me dijo “ahora te lo presento, está en la habitación de al lado”. Se vistió y se fue. Me quedé esperando desnudo como estaba.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argento: El Vecino Doctor Hasta los 19 años viví en la pequeña ciudad donde nací, esto sucedió uno de los últimos veranos que pase ahí antes de mudarme a la capital. Era Ener...
Relato gay: Debutando como NenePAS a lo grande! Hola, me presento: Me llamo Adrián, soy BiSex (PAS), tengo 21 actualmente, voy a contarles mi primera vez como nene pasivo. Cuando era muy pendex,...
Relato gay argentino: Limpieza Vip Me llamo Sergio. Tengo 25 años y lo que contaré sucedió cuando tenía 24. A esta edad ya estaba cansado de vivir con mis padres, que lo único que hacía...
Relato gay: El peluquero del pene corto y cabezudo Un amigo de esos que nunca faltan me recomendó a un peluquero que se llamaba Juan pero me advirtió que se hacía llamar Juana y que le encantaba vesti...
19
May

LA PRIMERA Y ÚNICA VEZ CON UN MADURO

Mi nombre es Matías, actualmente tengo 22 años de edad, soy de la provincia de Buenos Aires, zona oeste. Esto que relataré a continuación sucedió ya hace 3 años, por aquel entonces contaba con 19 años de edad y mis hormonas (como ahora :D) estaban a full.
Hacia algún tiempo me comenzaron a llamar la atención los maduros. Viendo porno en una ocasión, mientras me hacia una paja, en los videos recomendados aparecía uno de un maduro con un joven, desde aquel entonces el morbo se despertó en mi. Pero no era de esos pibes que van a encarar y siempre van al frente para conseguir sus objetivos, no al menos por aquellos años. Siempre fui más bien tímido y algo sumiso. Tenía un perfil activo en una red social gay muy conocida, en las que pocas veces me podían ver online pero de vez en cuando me conectaba para pasar el rato y matar el aburrimiento.
Una noche, aburrida como algunas tantas me conecte y comencé a charlar con un hombre de unos 50 años de edad. Franco era su nombre, un maduro fachero, copado y divertido. Comenzamos a charlar, me comenta que es de Belgrano y que buscaba conocer alguien joven para pasarla bien. Mensaje va, mensaje viene y así estuvimos durante un tiempo hasta que llego el día y nos conocimos.
Nos encontramos, se había demorado un poco por algunos asuntos que le surgieron de imprevisto, lo tuve que esperar, pero la espera había valido la pena. Franco, era un hombre de unos 50 años como había dicho con anterioridad, tenia ojos celestes, tez muy blanca, cabello entrecano y media aprox casi un metro ochenta (Yo, delgado, cabello castaño claro, ojos café, tez blanca, metro 75 y dicen que tengo bonita sonrisa). Charlamos, mientras nos dirigíamos hacia algún lugar para poder sentarnos y tomar algo tranqui. Pasamos la tarde, pero ese día no sucedió nada, nos dimos algunos besos y cada uno se fue a su casa, quedamos en volvernos a ver pero en un lugar más tranquilo la próxima. Seguimos en contacto y programamos otra cita, esta vez en su departamento.
Fui hasta el centro y el paso a buscarme, durante el viaje íbamos hablando de nuestras vidas y me iba dando cuenta que no teníamos muchas cosas en común (la edad se hacía notar :D) pero no me importaban, ya que yo tenía en claro lo que quería y no me iba a casar con él. Luego de una charla (no muy interesante) llegamos a su depto, subimos, ingresamos y me dice que me ponga cómodo. Me ofrece alguna bebida, acepte un vaso de agua y comienza a hablarme de sus viajes (era un hombre que viajaba mucho, recientemente se había ido a Francia), prende la pc y comienza a mostrarme fotos del mismo. Pasaba el tiempo y el no se animaba a besarme, ni yo a él. Hasta que por fin me da un beso (besaba como los dioses), beso va, beso viene y la cosa comienza a subir de temperatura. Mientras me besa comienza a tocarse la verga por arriba del pantalón, le saco su mano y se la toco yo, noto algo importante ahí debajo y me propuse ir mas allá. Pongo música y me siento en uno de los sillones que tenía en la sala, me dice que me levante y me lleva a la habitación donde comienza a desnudarme de a poco. Yo estaba a mil, comienzo a desnudarlo y cuando bajo sus jeans, veo una hermosa pija, tamaño estándar, con algunos pelos y unos hermosos huevos, me la meto en la boca y comienzo a mamarla un buen rato. Me levanta, me da un buen beso de lengua y me dice que me de vuelta, me doy vuelta y me da el mejor beso negro que me habían dado antes. Se queda en mi cola por un buen rato y no dejaba de decirme:
-F: ¡Que buena cola que tenes pendejo!
-Yo: ¿Te gusta?
-F- ¡Me encanta!
Se levanta y busca el lubricante en su placard
-F: Ahora vas a sentir lo que es una buena verga, papi te va a dar una buena cogida (mientras se pone lubricante en la pija)
-Yo: A pelo no me va
Se levanta, se pone un forro y vuelve diciéndome todo lo que me hará. Me lubrica un poco más la cola y comienza a introducir su pene:
-F: MMMMMM… qué bueno que estas pendejo, como te lo voy a coger.
Sus movimientos comienzan a ser más intensos y yo que estaba con la pija que me explotaba comencé a hacerme una paja.
Ya con toda la pija adentro me dio duro por un buen rato, hasta que noto que su erección va disminuyendo. Le pregunto si le pasaba algo y me dice que no, que está todo en orden y que me siga masturbando para él. Como veo que su amigo no se paraba, me acerco, le saco el forro y se la chupe. Estuve así por un buen rato, hasta que logro nuevamente la erección. Forro, yo en cuatro y el metiéndola, nuevamente vuelve a suceder lo mismo. Le vuelvo a preguntar si está bien y me dice que sí. Ya cansado de la situación y re caliente le pregunto si lo puedo coger yo, me dice que no le va y que si quiero le puedo chupar la cola. Comienzo a chuparle la cola, mientras él me chupaba la pija y yo le hacia una paja.
Le acabe en la boca, se trago hasta la última gota, él no volvió a lograr la erección. Intento hacerse una paja, así como estaba, pero no iba a lograr acabar. Me levante, me duche y el hizo lo mismo luego. Ya duchados me propuso tomar algo, acepte y comenzamos a charlar. Me pide disculpas y me dice que no es la primera vez que le pasa, que le paso en varias ocasiones y que yo le gusto mucho. Luego de la charla y el café agarro mis cosas y vuelvo a casa.
Así fue mi primera y única experiencia con un maduro, puedo decir que no se concreto al mil, no la pase como lo pensaba, pero seguramente en algún otro momento puedo tener la oportunidad de cumplirla al 100%, quizás sos vos, uno de los lectores de este relato (uno nunca sabe ;)).
En cuanto a Franco, si bien seguimos en contacto por un tiempo, luego lo perdimos y desde aquella segunda ocasión no lo volví a ver.
¡Espero que les haya gustado mi primer relato! Pronto escribiré algunas otras experiencias, abrazos. :*

Relacionados:

Relato gay argentino: “Las teteras del Oeste... Los baños de las estaciones de tren, tienen su particular encanto. De chico, una vez fui a mear al baño de Plaza Miserere y mientras lo hacía cerca mi...
Relato gay argento: Sexo con Dario el rubio Hola, soy Nicolas, soy el de "Pete en bariloche" se los dejo por si quieren leerlo. Como les dije en el anterior relato, despues de lo que paso con e...
Relato gay argentino: Una relación medio rara No se como empezar a hacer esto, pero a alguien tengo que contarle esta "historia", por así decirlo, porque supongo que se merece al menos no morir co...
Relato gay argento: “El Galleguito” Hay zonas de nuestra vida que parecen no tener nada que ver con otras, y sin embargo el tiempo nos demuestra que todo es una sola cosa. Hablo de esto ...
16
May

Relato gay: Con el novio de mi mama…. y su hermano

Hola, soy Diego, del relato con el novio de mi mama

Como ya les dije soy de necochea, soy rubio, ahora estoy bastante musculoso gracias al gym de Oscar (35 en adelante, bastante musculoso, alto, morocho de piel, y pelo negro) y sigo en el equipo de atletismo.

Como la mayoría los sábados a la tarde, después del medio dia, el no abría el gym y mi madre trabajaba, y yo no me juntaba con mis amigos, nos encontrábamos en su casa y garchabamos toda la tarde.

Cuando salí de la ducha, el estaba acostado con una pierna flexionada, haciendo que su verga semi erecta quedara sobre su otra pierna, yo me acosté apoyando mi cabeza en su musculoso y lampiño pecho.
Mientras el leía yo jugaba con mi dedo sobre sus tetillas.
Hacia ya mucho tiempo, mas o menos desde que descubrí mi homosexualidad tenia mucho interes en hacer un trio con dos hombres, y ahora que conocia a Oscar, me daban muchas ganas de hacerlo con el.
Pero no sabia como preguntarselo, porque podia tomarlo mal, pero tome valor y decidi proponerselo.
en el momento que escucho la palabra ´´trio´´ dejo el libro sobre la mesita de luz y se quedo mirandome, por un momento pense que me iba a decir que no, pero me sorprendió mucho cuando me dijo que si, pero con una condicion ´´el tercero lo elijo yo´´ me subi sobre el besandolo, rapidamente senti su gorda pija erecta contra mi culo, lentamente fui bajando, besando todo su morocho, musculoso y lampiño cuerpo, hasta llegar a su verga, que la chupe y la chupe hasta que me acabo en la boca.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argentino: Mi Primera Vez Hola chicos ! Para empezar Pondré un seudónimo por que, no sé, amo los seudónimos y bueno será Alejandro. Soy bajito de uno 1.70 m. Cumplí 19 años, ta...
Relato gay: “HISTORIAS DE TREN” Buenas a todos, este es mi segundo relato en este grupo, el primero fue de mi tio que se disfraza con ropa de mina y me lo cojo. Esto que les voy a co...
Relato gay argentino: Mi primo Gonzalo Hola, me llamo Facundo. Vengo a contar una historia que paso hace un dos meses, tengo 24 en este momento. Gonzalo es el hijo de la nueva novia de mi ...
Relato gay argentino: Mi sobrino Agustín Mi nombre es Martin tengo 40 años, soy recientemente separado de un tipo con el que estuve casi 20 años. Mido 1,90, gringo rubio, peludo, bastante gra...
11
May

Mi primera vez con mi tío

Hola me llamo Eddy y desde chico empezó a llamarme la atención los hombres, pero como mi familia es muy religiosa, me daba miedo y traba de quitarme esos pensamientos sobre estar con hombres o tener novio, así pasó el tiempo y al cumplir 18 años mi tío Gerardo me preguntaba por qué no tenía novia si era un chico atractivo, yo me ponía nervioso y le decía que quería enfocarme más en mi carrera de abogado, lo cual él me decía que había tiempo para todo, en eso me dijo a lo mejor a ti te gustan los hombres, con mayor razón me puse nervioso, y le dije claro que no, vamos Eddy será nuestro secreto, yo estoy casado con tu tía para tapar el sol con un dedo, pero disfruto mucho estar con hombres, se acercó a mí y comenzó a acariciar mi cara y tocar mi pecho lo cual provocó una erección en mí, a mí no me gustaba mi tío, aunque feo no era, ahora no podemos hacerlo, pero quiero que disfrutes el sexo con un hombre, cuando quieras y te sientas listo avísame y nos ponemos de acuerdo, salimos de la cocina ya que en el patio había una fiesta familiar, tomamos los refrescos y algunas botanas para regresar con los demás, terminó la fiesta y en la noche me masturbe pensando en mí tío, así que a la mañana siguiente le mande mensaje de que quería verlo, pasó por mí a la escuela, lo cual les dije a mis padres que iría a casa de un amiga hacer tarea, llego mi tío por mí y me llevó a un motel, ocultándome en el carro llegamos a la habitación, él muy natural se quitó la ropa y me dijo, que esperas desnúdate, lo hice con mucha pena y no dejaba de mirarme diciendo muy sorprendido, que rico estas, así te imaginaba, me tomo de mi sintura y pasaba su verga por la mía, yo tenía mucho miedo y mi cuerpo temblaba demasiado, tranquilo, así es la primera vez, pero después de que seas mío, yo te haré a mi manera y todas las veces que quiera, si te metes con otro vato, te vas a arrepentir, tras decir esas palabras me dio aún más miedo y me negué, lo cual me empujó a la cama y quede boca a bajo, comenzó a darme unas nalgadas que me gustaba, pero fingía lo contrario, luego escupió mi culo y empezó a lamberlo de lento a muy rápido, dejó de hacerlo para darme más nalgadas y decía pero que culo tan rico tienes!, ya verás todo el placer que te voy dar, tú lo que necesitas es un hombre de verdad, me volteo con agresividad quedando boca arriba y me dio su verga, ahora chupala como una paleta, su pene era muy grande de largo y grueso, al verlo tan grande me asuste y el metió su verga en mi boca, bebé ahora te da miedo, pero cuando la pruebes, te va a encantar tanto que me vas a pedir que te haga mío, comencé a chupala muy torpe pero él lo disfrutaba demasiado, después de unos minutos dijo, no puedo más quiero romperte el culo virgen que tienes, tanto imagine que ya quiero cumplirlo, se puso encima de mí abrió mis piernas y metió poco a poco su enorme verga, mis piernas temblaban y hacía expresiones de dolor, él estava muy excitado, quieres que sea tu tío o tu hombre, qué quieres mi niño, lo que tú quieras Gerardo, le dije, pero con vergüenza, en susurro me decía al oído te voy a dar unas cogidas que harán que no me olvides, y más y más me penetraba, al sentir toda su verga dentro de mí, grite muy fuerte y él con una mano tapo mi boca sus manos eran muy grandes y yo como soy muy bajo de estatura su mano no sólo cubría mi boca sino gran parte de la cara, no me gustan gritonas, gime para mí si gritas te duele más, disfrútalo, disfruta mi verga como yo disfruto de tu culto tan chico y cerrado, le decía que paráramos que me dolía mucho pero a él no le importaba, se apresuró y terminó dentro de mí, algo molesto, quería durar más pero por tu exageración tuve que ser brusco, aunque fue algo patan me gusto y dijo ya eres mío y te tomaré cuando yo quiera, después de eso fue muy diferente, lo disfrute a diferencia de la primera vez, por muchos años fui su amante, hasta que me fui de la ciudad por motivos de trabajo.

Relacionados:

Relato gay: Primer día de facultad De esto que les voy a contar hace ya unos años. Por entonces yo tenía 18. Era mi primer semana en la facultad y yo estaba sentado, última clase del d...
Relato gay: “Con el Oso” Al oso lo encontré en una página muy conocida, ese día estaba muy caliente, los pasivos estaban re histéricos o no tenían lugar. Yo vivo con mis viejo...
Cuando nos garchamos al amigo de mi hermano Estábamos en lo que sin duda era una de las noches más calurosas del 2010, un amigo y yo, en el patio trasero de mi casa, en mi ciudad natal. Era la s...
Relato gay argento: Vacaciones Gozadas Después de 2 años sin poder haberme ido de vacaciones, decido hacerlo solo. Tuve que poner al día deudas y tarjetas de crédito, así que una vez todo e...
05
May

Sexo Salvaje con el NOVIO de mi vecina.

Hola, es la primera vez que escribo un relato es esta página. Me llamó mariano, soy de Buenos Aires (zona sur) tengo 26 años, morocho, 1,8 aproximadamente, peso 80 kg, hago natación, soy abiertamente gay, sin ningún conflicto ni nada, al que no le guste Me la chupa y chau.
Esto empezó hace unos meses, vivo en un dpto y pegado al mío vive Lucía,una mina hermosa, de unos 30 años (no más de eso) es flaca, alta,morocha, muy buenas gomas y un culo genial (a pesar de ser puto me gustan los cuerpos de las mujeres) en fin, ella vive sola y cada tanto la visita Ezequiel, su novio, el tiene unos 32,33 años y es HERMOSO, Es alto, morocho, unos ojos color miel hermosos, un lomo increíble, unas piernas fuertes y peludas y un culo espectacular ya que juega al fútbol. Varias veces lo vi llegar en su auto con un short de fútbol blanco que le marcaba el bulto enorme que tenía y a mi se me hacia agua el ojete. Soy versátil sin dramas pero al verle el paquete fantaseaba con la idea de que me rompiera el culo sin asco. Una noche estoy acostado,tratando de dormir cuando escuchó ruidos raros que venían de la casa de Lucía. Ella tiene su dormitorio pegado al mío y se la escuchaba como llorar, me pegue más a la pared y escuche unos golpes como palmas, uno tras otro, rápidos y constantes, después la escuche con claridad, estaba gimiendo y se lo escuchaba a Ezequiel decirle cosas pero no entendía bien lo que le decía. Al toque lo escuchó gemir a el, cosa que me calentó a 1000. Estaban garchando!!! Y x lo visto la pasaban más que bien. Yo me imaginaba toda la escena. Ella gritaba cada vez más fuerte y el respiraba que parecía que lo tenía al lado mío de lo fuerte que lo hacia. Se notaba que se la cogía con todas sus fuerzas y yo me pajeaba a dos manos. Hasta que lo escuchó a el gritar y todo paro!! Había acabado. Yo quede reeee caliente.
Me pajee pensando en el cogiendo de esa forma como tres noches seguidas. Hasta que una noche,Lucía no estaba en su casa. Yo estaba sólo en la mía. Hacia calor,yo estaba sin remera y con un shorcito rosa de natación (bien puto) y escuchó que para un auto y empieza a golpear la puerta del dpto de Lucía. Vi x la ventana y era Eze que recién llegaba de jugar al fútbol. Abrí la ventana de mi casa y le dije que lucía no estaba, que el auto de ella no estaba estacionado x ende no estaba. El me dice “Huy que pelotuda, menos mal que le avise que venía a bañarme y de acá me iba al laburo (es guardia de seguridad de no se donde) entonces le digo “no se, hace rato que no la veo, si querés bañate acá” había una confianza con el, nos veíamos seguido, obviamente como el vecino de su novia. Pero había buena onda. Entonces me dijo “bueno dale, gracias, no puedo ir todo transpirado a laburar” yo chocho le abrí la puerta, lo salude con la mano y le pregunte si quería algo para tomar. Me dijo que si y le serví jugó que había en la heladería, cuando me doy vuelta para agarrar el jugó siento que el flaco me mira el culo.
Mi shorcito era chiquito y tengo muy buen culo, cálculo que x la natación y algo de genética, recóndito durito, parádito y lampiño . Se tomó el vaso de jugó y fue al baño. Entro, abrió la ducha y así no más con la puerta abierta se empezó a sacar la ropa, la musculosa negra la dejó tirada en el piso, el short tmb, cuando lo vi en bóxer blanco casi me muero, ese cuerpo todo durito, fibroso, marcadito, ese bulto impagable y esas gambas que tenían una fuerza sobrenatural. Era hipnótico el flaco. Me dice “salgo enseguida” y se sacó el bóxer delante mío. Quede maravillado al verle la poronga gordita, muerta pero enorme… Yo me fui a la cocina a intentar disimular la pija parada, me costo bastante. Hasta que al ratito me llama gritando del baño “Mariano, me alcanzas una toalla” voy y le alcanzó cortina de por medio un toallon. Ahí no mas le dije “che boludo la otra noche no me dejaron dormir con Lu, como cogían locooo” el se reía y me decía, se escuchó? A lo que yo respondí “Sii, se ve que la pasaban bien” en eso abre la cortina y me mira fijo y me dice “y vos te calentast?” no sabía que decir, me agarrro desprevenido. Y al final le dije la verdad “Si, se ve que la sabes poner bien” y Sonreí, el con una mirada extraña me dijo “querés ver?” y se baja el.toallon dejando ver su verga gigante al palo malll… “Ufff” le digo, “que linda chota” “Me la querés chupar?” sin responderle me arrodille en el baño de mi casa y le empecé a comer la pija. Le pasaba la lengua de arriba a abajo, le chupaba esa poronga hasta que mi nariz tocaba su pelvis, era gloriosa,tenía un sabor riquisimo, el gemía de placer y a mi me hacia a acordar cuando lo escuche cogiéndose a Lucía. “Me encanta como lo haces putito” eso me ponía a mil.
Se la chupaba como si fuera la última pija del planeta, el me agarraba la nuca y me obligaba a tragarme entera semejante pedazo y yo FELIZ. me agarra de la manos y me levanta, me pone de espalda hacia el y me empieza a manosear el culo, me lo tocaba con unas ganas que me sorprendió, me lo lleve al comedor y me puse en 4 en el sillón y el sin decir nada me empezó a chupar el orto, lo hacia genial, mientras yo me pajeaba el me lamia el culo como todo un profesional. Me metía los dedos, me escupía y me decía “te voy a romper el culo puto” fui hasta el cajón de una mesa y sauwe un forro, se lo puso y se sentó en el sillón, “veni, cabalgame la chota” me trataba como a una puta y eso me encantaba, trate de dilatarme más con mi saliva y me senté despacio, muy despacio, el tiraba su cabeza hacia atrás y gemía de placer, al cabo de un instante la tenía toda adentro, un poco me dolió pero paso rapidísimo. Al notar que el dolor se fue me empese a mover con toda de arriba a abajo, gritando de placer, el me agarraba el culo y me cojia como los dioses. Me levantó en sus brazos y me puso boca abajo en el piso, yo levante el culo y me la metió toda de una, me daba sin asco y se escuchaba como sus huevos chocaban con mi culo.
“Cogeme fuerte, rompeme el orto” le decía y el me respondía “te gusta puto? Te encanta que te rompa el ojete” yo gritaba cada vez más, me puso patita al hombro y me daba con fuerza, era un animal y yo estaba entregadisimo. Me encantaba como me culiaba, era salvaje, fuerte, macho, me encantaba, mientras me cojia yo me pajeaba, estaba tan caliente que acabe en mi panza una cantidad de leche increíble. El me saca la pija de adentro y me pregunta “donde la querés?” yo le dije que me de la leche en la boca. Se paró de un sólo movimiento y yo me arrodille pegando mi lengua en la punta de su verga, mirándolo a los ojos le pedía leche “damela toda, quiero tu leche calentita en mi boca hijo de puta”. Se ve que eso le encanto xq ahí no más me agarro la nuca y me empezó a lagar lechazos en la lengua, estaba loco de placer, le temblaban las piernas y largaba chorros y chorros de leche. Yo no podía creer que tanta leche podía salir de una sola pija, me trague un poco y el resto lo dejó caer. Me mira se ríe, me levantó y para mi sorpresa me encajó un beso espectacular, nos pasábamos con la lengua su propio semen. Fue increíble, nos limpiamos y me dijo “ni bien te vi con ese shorcito rosa me volví loco” yo FELIZ, satisfecho y contento,lo acompañe a la salida, le di un pico (dentro de casa obvio) se subió al auto riendo y se fue. Muy buen polvo y una cojida de pelicula. Ahora cada tanto viene a bañarse a casa jaja!!!

Relacionados:

Relato gay argento: Sexo con Dario el rubio Hola, soy Nicolas, soy el de "Pete en bariloche" se los dejo por si quieren leerlo. Como les dije en el anterior relato, despues de lo que paso con e...
Relato gay: Con el cuarenton del gym hola a todos, les voy a contar lo que me sucedió hace un año un día que estaba en el gimnasio. Lo primero de todo es presentarme, me llamo Emanuel y ...
Relato gay: En el hospital Hola! Hoy les cuento algo que me paso en el trabajo.Yo trabajo en un hospital y siempre a mitad de mañana salgo a fumar al costado de un pabellón. Al ...
Relato gay argento: Mi primo y su amigo Esto paso hace dos años, yo entonces tenía 18 recién cumplidos y mi primo tenía 24. Una semana en la que nuestros padres se fueron de vacaciones, y no...
02
May

Relato gay argentino: Limpieza Vip

Me llamo Sergio. Tengo 25 años y lo que contaré sucedió cuando tenía 24. A esta edad ya estaba cansado de vivir con mis padres, que lo único que hacían era vivirme sacándome la plata que ganaba trabajando casi todo el día como operario en una fábrica local. Un día renuncie a mi trabajo y con lo que me dieron y tenía ahorrado empecé a buscar un trabajo por Belgrano o Palermo. Un día vi en el diario un anuncio que decía que buscaba un chico joven para limpieza y cuidado de un departamento en Palermo, lo que me pareció raro es que decía que necesitaban dedicación full time.
Al llegar al lugar que era un departamento de Av. Santa fe y al tocar timbre una voz de hombre me dijo que ya bajaba para recibirme. Ya me imaginaba un hombre pelado, gordo y con mal aliento. Pero al rato bajo un hombre de unos 35 años, de ojos claros con una sonrisa casi encantadora.
Yo un morocho, de 1,65 de altura, flaco y con carita de niño virginal, ya me suponía que este trabajo no iba a ser para mí. Aunque soy lindo y educado, es sabido que los rubios solo prefieren rubios para tener de empleados.
Este hombre con una barba candado muy bien afeitada y con un notable perfume de recién salido de la ducha y aplicado en su cuerpo el ya tan usado perfume 212.
Me sonrió y me pregunto si era Sergio y si venia por el anuncio. Le dije que sí y lo seguí hasta el ascensor donde subimos. Yo estaba muy nervioso, pensaba cualquier cosa para no ponerme más nervioso.
Me comento que trabaja casi a diario y casi no tenía tiempo de mantener su departamento en buen estado y que había noches que se ausentaba de su departamento ya que es un empresario muy importante tenía miedo de se le metieran para robarle es por eso que necesitaba una persona que se encargue del aseo y de cuidar que nadie ingrese a su departamento (que era grandísimo y tenía todo hasta una sala de gym).
Luego de todo eso y de comprobar mi C.V. Me mostro el depa y al final me nuestra un cuarto chico con una cama de una plaza y media y me dice que este puede ser mi cuarto si paso la prueba de admisión.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

Relato gay argento: El Vecino Doctor Hasta los 19 años viví en la pequeña ciudad donde nací, esto sucedió uno de los últimos veranos que pase ahí antes de mudarme a la capital. Era Ener...
Relato gay argento: un hombre de campo Esto que les voy a contar me ocurrió a los 19 años en Santiago del Estero, en una visita a una tía de mi madre, en un paraje bastante lejano del puebl...
Relato gay: “HISTORIAS DE TREN” Buenas a todos, este es mi segundo relato en este grupo, el primero fue de mi tio que se disfraza con ropa de mina y me lo cojo. Esto que les voy a co...
Relato gay argentino: Mi primo Gonzalo Hola, me llamo Facundo. Vengo a contar una historia que paso hace un dos meses, tengo 24 en este momento. Gonzalo es el hijo de la nueva novia de mi ...
27
Abr

Relato gay argentino: Con un chico de paso

No puedo evitar tocarme al relatar esto. Una noche salimos con un grupo de amigos a un boliche de Palermo, en un momento de la noche todos andábamos dispersados en distintos puntos ya muy ebrios de la previa y por el 2×1 en cervezas del lugar. En un momento el boliche cierra por lo que nos piden a los pocos que quedábamos que saliéramos a la calle. Ya estaba amaneciendo y como pude trate de encontrar a alguno de mis amigos pero ninguno aparecía, supuse que algunos se habrían ido con alguien o de nuevo a sus casas asi que empece a caminar hacia la parada del bondi. En el boliche había recibido varias aproximaciones, apoyadas, miradas y cosas así pero no había concretado nada por lo que estaba bastante manija. Uno de mis mas grandes morbos es poder estar con un desconocido de forma casual por lo que esas cuadras hasta la parada del colectivo iba mirando a todo el que se me cruzaba con la esperanza de no volver solo a dormir la mona. Nada apareció en esas cuadras por lo que en cuanto llegue a la parada y vino el colectivo me subí, pago el boleto y cuando miro hacia los pasajeros, con la misma intención de esas cuadras, noto sentado en la tercer fila a un chabon, grandote, llevaba una camisa bordo abierta hasta la mitad del pecho y unos jeans. Me miro, y al mirarlo yo sostuvo la mirada, había funcionado. No tenia ningún asiento libre cerca por lo que me tuve que sentar en uno de los de atrás, si bien seguí mirandolo el nunca se dio vuelta a verme. Al estar tan borracho me dormí unos minutos hasta que llego el momento de bajarme. En cuanto me bajo del bondi por la parte de atrás veo que este hombre también se baja pero, de nuevo, no parece mirarme o prestarme atención. En ese momento la borrachera impulso mi calentura por lo que apuro el paso para estar a la par suya.

-Hola, le digo
-Hola, me contesta, ¿de donde venís?
-De bailar ¿vos?
-También ¿vivís por acá?
-Si, le digo, ¿vos también?
-No, estoy de paso, me estoy quedando en lo de un amigo por acá
En cuanto dice eso se pasa la mano disimuladamente por el bulto, gesto que noto enseguida y sin pensarlo llevo mi mano y se lo acaricio, en ningún momento dejamos de caminar.
-¿Te molesta? le pregunto
-Para nada
Seguimos caminando y conversando cosas que no recuerdo hasta que el se detiene en la entrada de un edificio y me dice que ahí vivía su amigo. Yo le señalo un edificio en diagonal para hacerle saber que ahí vivía. No podía mas, ya necesitaba hacer algo y con lo ebrio que estaba no me puse a pensar ninguna consecuencia. El me pregunta si estoy seguro, le respondo que si. Es mas alto que yo, mido 1.77, tiene el pelo castaño y es grandote, yo soy bien flaco, debe andar por los 30, yo con 20 años.
Entramos al edificio y al ascensor, mi mente caliente me dice que empece a tocarlo ahí pero ya no recuerdo realmente. Entramos al departamento, me dirijo hacia la cocina a buscar agua, abro la heladera y me agacho para buscarla, siento en mis caderas sus manos y todo su bulto bien en mi cola, no perdía tiempo. Mientras el seguida apoyándome y acariciándome las nalgas empezando a bajar mi bermuda yo tome el agua. Mi calentura exploto, me di vuelta y ahí mismo en el umbral de la cocina me arrodille y empece a masajearle ese bulto que se ponía duro y grueso, le pasaba la lengua y toda la boca por encima del jean, el solo soplaba y me acariciaba la cabeza con la otra mano sosteniéndose del umbral. No aguante mas, mi cara de calentura se notaba mas y mas y el me lo decía, le gustaba. Bajo los pantalones, juego un poco por encima del bóxer pero rápidamente lo bajo también y por fin la veo, gruesa y un tanto doblaba con una cabeza bien rosada. Lo miro mientras toma mi nuca y empuja hacia su pija, entra casi toda en mi boca pero el quiere mas, generalmente no me gusta cuando la cosa se pone bruta pero la ebriedad me protegía de perder la libido por eso. Me ahogo, varias veces pero sigo intentando, la lamo la chupo, le paso la lengua llego hasta el fondo y juego con mi lengua en su glande. Hundo mi nariz en su poco vello púbico y permanezco ahí, con su pija gruesa y dura en mi boca mientras el comienza a penetrarla, sin piedad, mientras me sostiene la cabeza, lagrimas en los ojos pero es tan rica y la estoy disfrutando mucho, comienzo a tocarme. Después de la ultima arcada me paro, tomo un poco de agua, el solo me mira y se toca, me saco la remera y el se abre la camisa. Lo llevo hasta el sillón, lo siento y empiezo de nuevo a metermela entera en la boca y ahogarme, repito varias veces lo mismo, le dejo la pija llena de baba, a el le encanta solo sopla me pide mas y maneja el ritmo con una mano en mi nuca. Comienza a acariciarme la espalda, a apretarme las nalgas sobre el pantalón que rápidamente me saco, me quedo completo desnudo. Sigo ahí, en cuatro chupando esa verga tan rica. El se ensaliva el dedo y empieza a jugar en mi culo, hasta que se para y soy yo el que pasa al sillón, me arrodillo encima del sillón ofreciéndole toda mi cola para el, que se pajea mientras me va metiendo dedos, primero uno, dos y tres que cuestan mucho pero yo solo gimo y le pido mas, eso le gusta, me dice estar muy caliente y comienza a refregar su pija toda húmeda por toda mi cola. Ahí me doy cuenta que la quiero, la quiero toda adentro. Me pregunta si tengo forro que el no tiene. No estoy seguro de tenerlo por lo que voy a buscar, reviso todos los cajones mientras el sigue trabajando mi culo, refregandole su pija. Encuentro uno en un cajón del living, ahí nomas intenta meterla, cuesta, por lo que voy a buscar crema y baño su pija en eso, una imagen hermosa su pija bien al palo bañada en crema y todo eso iba a estar dentro mio. Paso un poco también por mi cola y el intenta de nuevo, mucho mejor ahora, lentamente empieza a meterla toda hasta llegar al fondo. Apoyate en la pared me pide, pongo mis manos en la pared y saco la cola para atrás, el parado atrás mio con una mano en mi cintura y otra en mi hombro comienza a bombear, de no haber estado contra la pared me hubiera tirado. Son embestidas, mi cabeza contra la pared mientras gimo sin parar, la siento adentro bien adentro, entrar y salir. El resopla y no para, me dice cosas que no recuerdo pero le gusta, el ruido del choque de su pelvis contra mis muslos me calienta mas, se siente como si pudiera estar así para siempre. Me salgo de el, estoy muy caliente y quiero acabar, me acuesto en el sillón y levanto las piernas, el las toma en sus hombros y vuelve a ubicar su pija en la entrada de mi culo. Vuelve a bombear, es increíble sentirla así y verlo mientras disfruta cogiéndome, todavía lleva la camisa totalmente abierta, yo me masturbo, no voy a aguantar mucho tiempo mas y le pido que me la de también sobre mi. La saca y da unos últimos toques después te sacar el forro y acaba sobre todo mi pecho y parte de mi cara, atrás suyo acabo yo también encima.No puedo mas, sigo caliente pero la respiración entrecortada de ambos indica que se termino, me limpio un poco como puedo, el se sube los pantalones se abrocha la camisa. Hablamos algunas frases y me dice que se va, le digo que baje y le pida al portero que le abra. Desde el balcón lo veo cruzar y entrar en el edificio del amigo. Voy al baño y me doy una ducha fría para limpiarme y poder calmar la borrachera. Así como salgo me tiro en la cama y me duermo.

Relacionados:

Relato gay argentino: Limpieza Vip Me llamo Sergio. Tengo 25 años y lo que contaré sucedió cuando tenía 24. A esta edad ya estaba cansado de vivir con mis padres, que lo único que hacía...
Relato gay: “HISTORIAS DE TREN” Buenas a todos, este es mi segundo relato en este grupo, el primero fue de mi tio que se disfraza con ropa de mina y me lo cojo. Esto que les voy a co...
Relato gay argentino: Mi cuñado resulto ser de los... Resulta que un fin de semana por la noche mi hermana menor (21 ella 28 yo) vino a quedarse con su novio Alejandro en mi casa para visitarme y salir. S...
Relato gay argentino: Buen dia.. Buenas, comunidad pajera! Primer relato que tecleo por acá! Bueno mi nombre es Emanuel, tengo 25, flaco, pelo corto, barba.. ni muy ni tan tan! Bu...
El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenargentina.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.